Saltar al contenido.

Ética en Wall Street

Estoy creando un “Frankenstein”, un producto “sin propósito, altamente conceptual y teorético, que nadie sabe como valuar”  un producto destinado a fracasar y que acabo de vender en el aeropuerto a “viudas y huérfanos”

Estos son fragmentos recopilados de los correos electrónicos que escribió Fabrice Tourre (ejecutivo de Goldman Sachs) meses antes de la crisis económica.

No me sorprende que el gobierno de Estados Unidos haya sido capaz de encontrar estos correos ya que la mayoría de las personas escribimos tonterías en los mismos. De los miles de correos que he escrito en mi vida, es probable que algunos contengan fragmentos de los cuales no me sienta orgulloso.

Lo que me sorprende de este caso es que Fabrice no se arrepiente de haber hecho lo que hizo (vender productos de inversión ligados a hipotecas y apostar a que iban a perder su valor) y mucho menos cree haber cometido algún delito. De lo único que se arrepiente Fabrice es de haber puesto sus ideas por escrito.

Es muy interesante el analizar a este ejecutivo. De 31 años y con una maestría de Stanford, Fabrice es el estereotipo del ejecutivo cuyo objetivo es maximizar ingresos sin pensar en las implicaciones a terceros.

Un ejecutivo que vive en una nube y que toma decisiones no de millones sino de billones. Decisiones que afectan la vida de personas y tienen implicaciones éticas que pocas veces se toman en cuenta.

Los defensores de Goldman Sachs argumentan que en toda transacción siempre existe un vendedor y un comprador. Que en cada inversión siempre gana aquel que es más inteligente.

Quizás tengan razón estas personas. Quizás no hay ningún delito que pueda demostrarse. La pregunta que deberíamos hacernos entonces sería…

¿Dónde quedó la Ética?

2 comentarios Escribe un comentario
  1. No me gustaría estar en el pellejo de este ejecutivo de Goldman Sachs. No me gustaría estar en el pellejo de ningún ejecutivo que trabaje en el ámbito financiero por muchos ceros que tenga su sueldo. Conocí a uno y, aunque sus orígenes eran humildes y no tenía mal corazón, todo se regía para él en base al dinero, al dios Dinero. En general, en USA suele ser así. En “The States” la gente habla con gran facilidad de sus ingresos; en Europa: nadie cuenta cuánto gana y, por supuesto, nadie lo pregunta. Aquí eso se consideraría una falta de educación. Salí hace años con un chico francés afincado en NYC. Me dijo que de todas sus “girlfriends” había sido la única que nunca le había preguntado cuánto dinero ganaba con su trabajo.

    abril 29, 2010

Referencias & Pingbacks

  1. Wall Street vs. Main Street « Surrealista o racional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: