Saltar al contenido.

Entradas de la Categoría ‘Motivación’

Nuevo proyecto: Tú puedes ser feliz

La semana pasada acabo de lanzar una nueva página de internet. Esta página será un pequeño blog/portal dónde escribiré sobre el tema de la felicidad y lo que la ciencia opina sobre el mismo.

¿Por qué he creado esta página?

Básicamente por las siguientes razones:

1)      Quiero hacer experimentos que mi blog no me permite hacer. WordPress.com no me deja usar JavaScript ni usar servicios como Adsense o cosas por el estilo. Si bien es cierto que bien podría mover mi blog de wordpress.com a wordpress.org, la verdad preferí empezar desde cero.

2)      Me interesa el tema del cual voy a escribir y creo que es importante. Asimismo, cada que alguien busca en Internet algo relacionado con el secreto para ser feliz, la mayoría de los resultados contienen mucho verbo y poco fundamento. Creo que existe suficiente material como para escribir algo decente e interesante al mismo tiempo.

3)      De pequeño leí muchas frases, poemas y libros relacionados a este tema y creo que las enseñanzas de los mismos me han ayudado en distintos momentos de mi vida. Si me obligo a escribir sobre como ser feliz, me estaré asegurando de mantener el hábito de rodearme de ideas positivas.

En fin, a manera de propaganda (y para ayudar con el SEO), aquí les pongo el link sobre esta página que estoy creando:

Tú puedes ser feliz (Tupuedesserfeliz.com)

Obviamente el portal todavía se encuentra bajo construcción. Probablemente me tomará al menos un par de meses el generar contenido relevante (para comenzar) y el encontrar una manera de automatizar/aumentar la eficiencia en el proceso de generar contenido. Se aceptan ideas o sugerencias.

Anuncios

¿Cuáles eran tus sueños de pequeño y cómo han cambiado?

¿Cuántos de nosotros queríamos ser astronautas? ¿Cuántos soñamos con ser contadores o gerentes de marca? Nos podremos burlar de un niño por querer ser Batman. No obstante, según un estudio que he realizado, parece ser que nuestros sueños de pequeños eran más ambiciosos y quizás menos absurdos que nuestros sueños actuales.

Tal y como lo escribí en una entrada (ver entrada), hace unos meses decidí hacer un experimento y realizar una encuesta en la cual le pregunté a cientos de personas sobre sus sueños, alegrías y tristezas. En esta entrada comparto con ustedes algunas conclusiones interesantes con respecto al tema de los sueños y metas.

La primera sorpresa que me llevé es que los sueños de los niños son diversos y los de los adultos son predecibles. Los sueños de los niños cubren una infinidad de profesiones y ocupaciones. Gimnastas, chefs, paleontólogos, policías, científicos son algunos ejemplos de las profesiones que queríamos tener de pequeños.

Por otro lado, la mayoría de los adultos quieren ser escritores, fotógrafos o dueños de un pequeño negocio. De hecho estas tres ocupaciones ocupan 25% de las respuestas (12%, 9% y 4% respectivamente). Lo interesante del asunto es que mi encuesta yo pregunté específicamente por el trabajo ideal si el dinero y las habilidades no fueran ningún problema.

Mientras que los niños se dan permiso de soñar, los adultos no nos damos este privilegio. Los niños desean ser estrellas de la NBA y los adultos desean ser entrenadores de baloncesto. En lugar de aspirar a ser estrellas de rock queremos ser productores o trabajar en una disquera. Parece ser que hemos internalizado las limitaciones del mundo y las cargamos con nosotros incluso cuando soñamos.

Como adultos queremos racionalizar nuestros sueños. A pesar de que los adultos tenían el incentivo de terminar la encuesta lo antes posible y de que los resultados serían anónimos, la mayoría de las respuestas dan explicaciones o justificaciones antes de escribir el sueño.

Los niños desean ser doctores pero los adultos desean ser cardiólogos. Los niños desean ser maestros y los adultos desean ser “tenured colleged profesor at a major non-ivy league institution”. Los sueños de los niños ocupan menos espacio. Me pregunto por qué debemos justificarnos.

¿Cuáles son las profesiones más populares de los adultos?

  • 12% Desean ser escritores
  • 9% Desean ser dueños de un pequeño negocio
  • 7% Desean trabajar en una institución de beneficencia
  • 6% Desean trabajar en la industria de la música
  • 6% Desean trabajar con animales
  • 6% Desean ser maestros

Tras haber leído esto y si el dinero y las habilidades no fueran una restricción… Pregunto ahora…

¿Cuál es tu trabajo ideal?

Discurso para la clase de Dartmouth del 2011: Conan O’Brien

Este fin de semana Conan O’Brien fue el orador en la graduación de Dartmouth. Debo decir que el discurso es muy bueno y se asemeja en cierta manera a otros discursos de graduación como lo son el del Steve Jobs en Stanford o el de Will Ferrell en Harvard.

Aunque el discurso de Conan estuvo lleno de chistes y alusiones a Dartmouth (como era de esperarse dada la profesión del orador), el contenido del discurso tiene un mensaje muy interesante.

“It is our failure to become our perceived ideal that ultimately defines us and makes us unique.”

Nuestros fracasos son lo que nos define y nos hace únicos. El fracaso es el catalizador que genera reinvención. No hay nada más liberador en esta vida que el ver que nuestro peor temor se vuelve realidad. A través de las decepciones se obtiene claridad y con claridad se obtiene convicción.

Además de este mensaje a continuación les comparto algunos de los chistes del discurso:

  • I must point out that behind me sits a highly admired President of the United States and decorated war hero while I, a cable television talk show host, has been chosen to stand here and impart wisdom. I pray I never witness a more damning example of what is wrong with America today.
  • It’s tough out there, so be patient. The only people hiring right now are Panera Bread and Mexican drug cartels.
  • You know, New Hampshire is such a special place. When I arrived I took a deep breath of this crisp New England air and thought, “Wow, I’m in the state that’s next to the state where Ben and Jerry’s ice cream is made.”
  • Dartmouth, you must stand tall. Raise your heads high and feel proud. Because if Harvard, Yale, and Princeton are your self-involved, vain, name-dropping older brothers, you are the cool, sexually confident, lacrosse playing younger sibling who knows how to throw a party and looks good in a down vest. Brown, of course, is your lesbian sister who never leaves her room. And Penn, Columbia, and Cornell—well, frankly, who gives a shit.
  • Under “The Conan Doctrine”:  All bachelor degrees will be upgraded to master’s degrees. All master’s degrees will be upgraded to PhDs. And all MBA students will be immediately transferred to a white collar prison.
  • Life is not fair. if it does rain, the powerful rich people on stage get the tent. Deal with it.

El texto complete del discurso se encuentra en el siguiente enlace.

¿Qué planeas hacer con tu preciosa, salvaje y única vida?

No sé la traducción exacta de esta pregunta que Mary Oliver escribió en su poema “The Summer Day”. La pregunta original dice…

Tell me, what is it you plan to do with your one wild and precious life?

Leí esta pregunta hace varios años y no fue sino hasta hace unos días que asimilé su grandeza. Irónicamente y por más paradójico que suene, esta pregunta es tan importante como para tomarse en cuenta.

Como todo ser humano tengo aspiraciones y metas. Creo entender lo que me brinda felicidad y lo que me causa dolor y tristeza. Aunque tengo una vaga noción sobre el camino que debo seguir para maximizar la satisfacción en mi vida, dudo descubrir qué hacer con mi preciosa, salvaje y única vida.

Hace algunos años hubiera dicho que la solución consiste en vivir bajo la máxima de Emerson…

“To laugh often and much; To win the respect of intelligent people and the affection of children; To earn the appreciation of honest critics and endure the betrayal of false friends; To appreciate beauty, to find the best in others; To leave the world a bit better, whether by a healthy child, a garden patch, or a redeemed social condition; To know even one life has breathed easier because you have lived. This is to have succeeded.”

No obstante, tal y como lo escribió Kundera en su libro…

“[t]here is no means of testing which decision is better, because there is no basis for comparison.  We live everything as it comes, without warning, like an actor going on cold”.

Si me despierto feliz todas las mañanas… ¿Estoy aprovechando mi hermosa vida? Si la respuesta fuese afirmativa. ¿Qué podemos decir de individuos como Van Gogh quiénes sufrieron prácticamente todos los días y a pesar de esto hicieron una obra de arte de sus vidas? ¿Trascender es acaso un requisito para responder correctamente la pregunta de la vida?

Estas son las ideas que le llegan a mi mente a las altas horas de la madrugada. Estas son las preguntas que nos hacemos como humanos y las preguntas que afortunadamente nunca responderemos.

Por cierto, anexo les incluyo el poema de Mary Oliver por si les interesa.

The Summer Day
Mary Oliver

Who made the world?
Who made the swan, and the black bear?
Who made the grasshopper?
This grasshopper, I mean-
the one who has flung herself out of the grass,
the one who is eating sugar out of my hand,
who is moving her jaws back and forth instead of up and down-
who is gazing around with her enormous and complicated eyes.
Now she lifts her pale forearms and thoroughly washes her face.
Now she snaps her wings open, and floats away.
I don’t know exactly what a prayer is.
I do know how to pay attention, how to fall down
into the grass, how to kneel in the grass,
how to be idle and blessed, how to stroll through the fields,
which is what I have been doing all day.
Tell me, what else should I have done?
Doesn’t everything die at last, and too soon?
Tell me, what is it you plan to do
With your one wild and precious life?

El que entre lobos anda…

El día de hoy leí una entrada muy buena en el blog de Seth Godin. Esta entrada se llama “Expose yourself”

“El que entre lobos anda a aullar se enseña” dice la cultura popular mexicana. No obstante, pocas veces nos ponemos a pensar que como seres humanos no solamente podemos aprender cosas negativas sino también positivas.

Si nos rodeamos de personas que pueden apreciar el buen arte, eventualmente apreciaremos el arte. Si nos rodeamos de gente honesta, nosotros seremos honestos. Somos producto de nuestro contexto. Si queremos cambiar nuestra vida, el primer paso es ponernos en el ambiente que fomente este cambio.

Tengo una amiga que hace 1 año empezó a trabajar en la oficina que trabajo. Mi amiga no tenía pensado el hacer una maestría y el ver que al menos 8 personas van a hacer una, está cambiando las metas de mi amiga. Hay que ser cuidadosos y selectivos con los ambientes y personas que nos rodean.

La entrada de Seth pueden verla aquí.

Add to: Facebook | Digg | Del.icio.us | Stumbleupon | Reddit | Blinklist | Twitter | Technorati | Yahoo Buzz | Newsvine

Bertrand Russell

A través del blog de JSHM descubrí un video en el cual aparece Bertrand Russell compartiendo una reflexión de 2 minutos.

Bertrand Russell es el matemático/filósofo que dedicó su vida a demostrar que “1+1 = 2”. De hecho hace algunos meses escribí (aquí) sobre la novela Logicomix que se centra en la vida de este personaje.

Recomiendo mucho este video. En el mismo Bertrand comparte un mensaje intelectual y uno moral para los seres humanos.

El mensaje intelectual dice que hay que tomar las decisiones basándonos en los hechos. Que por más que queramos vivir en otra realidad o creer otra cosa, lo mejor que podemos hacer es tomar decisiones sustentadas en evidencia.

El mensaje moral dice que el amor es sabio y el odio es ignorante. En un mundo interconectado hay que aprender a tolerar a nuestros semejantes. Hay que entender que los seres humanos tienen distintas opiniones y que la única forma en la cual vamos a sobrevivir como especie es entendiendo nuestras diferencias.

Si quieren ver el video (de dos minutos) con la entrevista, pueden hacer click aquí.

Add to: Facebook | Digg | Del.icio.us | Stumbleupon | Reddit | Blinklist | Twitter | Technorati | Yahoo Buzz | Newsvine

El valor del tiempo

La vida son momentos. La suma de memorias. No lo que vivimos sino lo que recordamos. Una vida es un conjunto de experiencias. Gratas o negativas, lo que cuenta es vivir y usar nuestros sentidos. Esta fue la conclusión a la que llegué tras analizar el valor del tiempo. Una pregunta que me ha perseguido por al menos un par de días.

¿Cuál es el valor del tiempo? A pesar de haber escuchado que el tiempo es el recurso más valioso que tenemos, nunca me había puesto a analizarlo.

El dinero pierde valor conforme pasa el tiempo. Un dólar vale más el día de hoy que el día de mañana. Hace dos días me pregunté si el tiempo tendría el mismo comportamiento.

Dicho en otras palabras. Si asumimos que no moriremos… ¿Vale lo mismo un minuto el día de hoy que un minuto el día de mañana?

Mi reacción inicial fue que un minuto vale lo mismo sin importar la fecha. A final de cuentas, cada minuto contiene 60 segundos y en cada segundo tenemos la misma probabilidad de ser felices.

No se requiere ser un genio para darnos cuenta que quizás este no es el caso.

Cuándo tenía cinco años e iba a cumplir seis recuerdo que el tiempo parecía ser eterno. El hecho de que 1 año representaba una quinta parte de mi vida, le daba un valor relativo distinto a cada día. Conforme más crecemos el tiempo parece pasar más rápido y es más escaso. Sobra decir que un anciano valora más su tiempo que un veinteañero. El tiempo vale más conforme más pasan los años.

No obstante… ¿Por qué postergamos? ¿Por qué decimos “mañana lo hago? Asumir este comportamiento sugiere que valoramos más el día de hoy que el día de mañana. Tener incertidumbre por no saber que día moriremos hace que el minuto actual valga más que le minuto que llegará mañana.

Un amigo afirma que el valor del tiempo fluctúa conforme pasa el tiempo. Son los inicios y los finales de las etapas de nuestra vida lo que cambia el precio relativo de los instantes que vivimos. El último año de la universidad vale más que el segundo. Los últimos 10 minutos de un partido de soccer valen más que los 10 minutos del comienzo. Cada minuto vale distinto según la etapa que vivimos.

¿Cómo se puede entonces maximizar el valor del tiempo?

Si el tiempo valiera menos conforme mas pasa el tiempo, se debería vivir el presente ya que el mañana es incierto. Se viviría cada instante no solamente por el hecho de que algún día moriremos sino por que el día de mañana tiene menos valor que el minuto que estamos viviendo.

Por otro lado, si el tiempo valiera más en un futuro, el objetivo seria invertir lo más que se pueda el día de hoy para tener mayor cantidad de tiempo disponible en un futuro.

Parece ser que aquella frase que afirma que hay que planear como si nunca fuéramos a morir y al mismo tiempo vivir cómo si hoy fuera el último día de nuestras vidas refleja la solución a la paradoja del tiempo.

No sé porque hay que analizar el valor del tiempo. No importa saber si una hora vale más el día de hoy que el día de mañana ya que el tiempo no se consume de la misma manera que el dinero. El tiempo no se puede gastar en las cantidades que queremos. Si quisiéramos gastarnos todos nuestros minutos, la única forma de hacerlo es en secuencia y uno tras otro lo cual requiere tiempo.

Una amiga me escribió y me dice que la respuesta se encuentra en saber en que se pueden invertir los minutos de hoy comparado con los minutos de mañana. A final de cuentas lo que importa es lo que ponemos en estos minutos.

Parece ser obvia esta respuesta, pero muchas veces lo obvio es lo más difícil de descubrir en esta vida.

Un minuto sin memorias es un minuto que se ha desperdiciado. No importa si lo que se vive son lagrimas o sonrisas, lo que importa es tener minutos que se hayan vivido.

Que ironía que esta cadena de ideas se originó por querer comparar dos planes de telefonía.

Add to: Facebook | Digg | Del.icio.us | Stumbleupon | Reddit | Blinklist | Twitter | Technorati | Yahoo Buzz | Newsvine

“Nuestro mayor temor” – Marianne Williamson

En fin, este pensamiento fue el que leí un día antes de mis entrevistas y es una buena fuente de motivación para aquellos momentos en los cuales se necesita energía. A continuación lo comparto con ustedes.

Our greatest fear
Marianne Williamson

Our greatest fear is not that we are inadequate,
but that we are powerful beyond measure.

It is our light, not our darkness, that frightens us.
We ask ourselves, Who am I to be brilliant,
gorgeous, handsome, talented and fabulous?

Actually, who are you not to be?
You are a child of God.

Your playing small does not serve the world.
There is nothing enlightened about shrinking
so that other people won't feel insecure around you.

We were born to make manifest the glory of God within us.
It is not just in some; it is in everyone.

And, as we let our own light shine, we consciously give
other people permission to do the same.
As we are liberated from our fear,
our presence automatically liberates others.

Leer Más

Vivir riesgos – Seth Godin

Hace algunos días descubrí el Blog de Seth Godin (aparentemente un gurú de Mercadotecnia) y el día de hoy este autor escribió una entrada muy interesante que también me llegó a través de un correo electrónico de un amigo.

En las palabras de Seth, las universidades son lugares donde puedes iniciar un negocio, organizar una protesta, vivir en un ático y perseguir tus sueños. Tener la libertad de elegir es un regalo maravilloso que ofrecen las escuelas.

Estudiar es abandonar este regalo. Encerrarse en una librería es negarse a aprender. Maximizar calificaciones a costa de nuestra libertad es olvidar nuestros sueños y disminuir la probabilidad de convertirnos en la persona que podríamos ser.

Estoy totalmente de acuerdo con Seth. El trabajo que actualmente tengo lo obtuve usando esta filosofía. Mientras mis compañeros estudiaban para un examen de finanzas, yo me preparaba para las entrevistas de la empresa en la cual trabajo.

Viajar, organizar eventos, contribuir a nuestra sociedad son formas en las cuales obtenemos experiencias y crecemos como personas. Si bien es cierto que las calificaciones importan, también es cierto que cualquier biblioteca contiene una infinidad de libros de economía, cálculo e ingeniería.

Todas estas ideas me hacen recordar los pósters de mi universidad que invitaban a los alumnos a participar en grupos estudiantiles (pareciera que fue ayer). Según estos pósters… “mucho de lo que necesitamos saber, lo aprendemos en grupos estudiantiles”.

¿Qué aprendí de participar en actividades extra-académicas?

Aprendí que es fácil tener un impacto y cambiar vidas. Que el cuerpo humano no requiere de 8 horas de sueño diarias. Que es necesario delegar y confiar en las personas.  Que las personas que persiguen sueños por lo general los logran. Que muchos problemas se solucionan con una llamada telefónica. Que el potencial de una persona se libera en los momentos adversos y que nadie le va a decir que no a una mano que ayuda.

Seth concluye su entrada diciendo…

“Cut class. Take a seminar on Franch literature. Interview off campus… Safe is risky”.

Si quieren ver la entrada completa de Seth, pueden hacer click aquí

Dos fragmentos, dos discursos

El primero (the man in the arena) es el texto que Mandela le entrega a Francois Piennar antes de la copa mundial de rugby. Tras hacer un poco de investigación descubrí que Mandela entrega este texto (y no el poema Invictus como se menciona en la película) a Francois para inspirarlo.

El segundo texto es simplemente el final de un discurso que me gusta.

The Man in the Arena
Theodore Roosevelt

It is not the critic who counts; not the man who points out how the strong man stumbles, or where the doer of deeds could have done them better. The credit belongs to the man who is actually in the arena, whose face is marred by dust and sweat and blood; who strives valiantly; who errs, who comes short again and again, because there is no effort without error and shortcoming; but who does actually strive to do the deeds; who knows great enthusiasms, the great devotions; who spends himself in a worthy cause; who at the best knows in the end the triumph of high achievement, and who at the worst, if he fails, at least fails while daring greatly, so that his place shall never be with those cold and timid souls who neither know victory nor defeat.

Blood, Toil, Tears and Sweat
Wiston Churchill

I would say to the House, as I said to those who have joined this government: “I have nothing to offer but blood, toil, tears and sweat.”

We have before us an ordeal of the most grievous kind. We have before us many, many long months of struggle and of suffering. You ask, what is our policy?

I can say: It is to wage war, by sea, land and air, with all our might and with all the strength that God can give us; to wage war against a monstrous tyranny, never surpassed in the dark, lamentable catalogue of human crime. That is our policy.

You ask, what is our aim? I can answer in one word: It is victory; victory at all costs; victory in spite of all terror; victory, however long and hard the road may be. For without victory, there is no survival.