Saltar al contenido.

Entradas de la Categoría ‘Diario’

Sobre el libre albedrío…

El día de mañana un algoritmo diseñado por el último premio Nobel de economía afectará mi vida de manera significativa. Este algoritmo decidirá el hospital en el cual Katherine y el resto de los estudiantes de medicina harán su residencia por los siguientes 4 o 5 años de sus vidas.

Es común preguntarnos si existe el libre albedrio. Mi cabeza provee una respuesta que contradice a la del corazón de manera significativa. Si el mundo fuese determinístico (i.e. todo evento tiene una causa y efecto), nuestras acciones serían simplemente el resultado de eventos que ocurrieron en el pasado. La ecuación de la vida ya ha sido escrita y nuestro papel es vivir un rol pre-establecido.

Por otro lado, si el mundo fuese no-determinístico, ¿Cuál es el objeto del libre albedrío? Podremos elegir sin embargo dicha elección es irrelevante ya que el resultado de la misma es aleatorio. El libre albedrío se convierte en una ilusión o una broma de mal gusto creada por un ser supremo.

Albert Camus escribió sobre este tema en su ensayo sobre Sísifo. Según la mitología griega, Sísifo era el hombre más sabio y prudente de los hombres. Tras burlar a la muerte en un par de ocasiones, los dioses decidieron darle un castigo ejemplar y no hay peor castigo para un hombre sabio que el trabajo inútil y sin esperanza.

Trabajo como el de insectos que caen en la trampa de Sísifo sin saberlo. La avispa Sphex, para dar un ejemplo, se comporta de manera rígida, mecánica y predecible. Si un científico altera uno de los elementos en el ambiente de la avispa, dicho insecto termina repitiendo la misma acción hasta su muerte sin darse cuenta.

¿Cómo sabemos que no somos distintos a esta avispa? Según Camus, Sísifo encuentra su respuesta en el corazón y en su esfuerzo…

En ese instante sutil en que el hombre vuelve sobre su vida, como Sísifo vuelve hacia su roca, en ese ligero giro, contempla esa serie de actos desvinculados que se convierten en su destino, creado por el, unido bajo la mirada de su memoria y pronto sellado por su muerte. Así, persuadido del origen enteramente humano de todo lo que es humano, ciego que desea ver y que sabe que la noche no tiene fin, está siempre en marcha. La roca sigue rodando.

Dejo a Sísifo al pie de la montaña. Se vuelve a encontrar siempre su carga. Pero Sísifo enseña la fidelidad superior que niega a los dioses y levanta las rocas. Él también juzga que todo está bien. Este universo en adelante sin amo no le parece estéril ni fútil. Cada uno de los granos de esta piedra, cada trozo mineral de esta montaña llena de oscuridad forma por sí solo un mundo. El esfuerzo mismo para llegar a las cimas basta para llenar un corazón de hombre.

Hay que imaginarse a Sísifo dichoso.

Tell me… What is it you plan to do with your one wild and precious life?

tellme2Escribo esta entrada en inglés no por mí sino por mi futura esposa…

 “You will propose on a hot air balloon. Or during a rock concert. Or very casually next time she’s sick. Over Skype. …Date a girl who reads because you deserve it. You deserve a girl who can give you the most colorful life imaginable. If you can only give her monotony, and stale hours and half-baked proposals, then you’re better off alone. If you want the world and the worlds beyond it, date a girl who reads”.

Rosemarie Urquico

July 2012 

I want to marry Katherine and I want to propose with a book. My goal is to write her a novel where she will be the unsuspected protagonist of a story where fiction and reality will merge. This won’t be easy because I am not a writer, English is my second language, and I don’t think that I can write with a credible feminine voice. On top of this, it takes months to write a book and it will be hard to predict what Katherine will be doing by the time I am done.

August 2012

I decide to modify an existing novel to make my life easier. I have read so many cheesy books that Amazon believes that I am interested in Fifty Shades of Gray (which I already read).  I settle down for “The Myth of you and Me” because it is written in first person and the plot is about a woman who has to deliver a mysterious package to an inaccessible friend. Unfortunately, this book is about female friendship. If I don’t overhaul the plot, my character will end up dancing to Madonna and having a crush at Patrick Swayze.

September 2012

Match day, the day when doctors are assigned to a medical residency, takes place on March 15th and Katherine must be there. I should take advantage of this fact and have the book ready by March 10th. This means that I will need to work hard for the next six months.

October 2012

Doing research about diamonds makes me realize that they are overpriced configurations of carbon atoms that are less useful than graphite and not as interesting as Bucky balls. Commodities sold in an imperfect market and yet, commodities loved by girls.

November 2012

I am writing the final chapters of the book and I have taken the liberty of adding some friends in the plot. I particularly like a scene where Fede is drinking beer at a hospital from a coffee mug (sorry Fede) and decide that the book will end up with the protagonist (Katherine) opening a letter. Coincidentally, I will give a card to Katherine that she won’t be allowed to read until she finishes the book. The card will contain a URL to a website that I will design. A website that will contain further instructions for her.

Speaking about hospitals, Katherine has been traveling a lot interviewing at different anesthesia programs around the country. She asks me if we are going to be ok. I hug her and tell her that we will make it work.

December 2012

Katherine gave me a great book for Christmas. “If on a Winter Night” by Italo Calvino. This novel is written in second person and ends with the reader (who is also the protagonist) marrying another reader (coincidence?). I decide to incorporate some of the elements of this book into the novel that I am writing.

I design a cover for my book, create a couple of reviews, borrow (i.e. steal) the logo of an editorial house and create an author which is an acronym of “Katherine” and “Marco” (Monica Thakerer). Bar code? Check. Fake ISBN? Check. Library of congress classification? Check.

January 2013

I am tired of reading the manuscript looking for mistakes. On top of this, work has been really demanding these days. I decide that the book is good enough and use Blurb.com to print it. I pick a hard cover edition with a dust jacket.  The book should arrive on February.

February 2013

I visit diamond stores, read forums and build an Excel spreadsheet to select the perfect diamond for Katherine. I learn about the differences between the AGS, GIA and EGL certifications and discover the subtleties of “Cut”. Overall, I learn that the four “C”s are just a summary of other metrics such as Depth, table, crown angle, girdle, polish, symmetry, fluorescence, culet that could differ within any given class. I analyze prices, look at ideal-scope images that show light reflection, build a decision tree and wonder if I have Asperger syndrome at the same time. At the end, I feel proud of my choice when I see the ring in real life.

March 2013

I build the website that Katherine will visit when she finishes the book. The website will contain a modified version of the fragment of Alice in Wonderland (with Katherine playing Alice) where Alice meets the cat. I decide to use both “Google Forms” and “Webs.com” to build the website. I use Google forms because I need to be notified in real time when Katherine visits the website. This is important because I might need to change the plan depending on the day and time when Katherine finishes the book.  At this point several of my work colleagues (including the CEO) know about my plan. I book my flight, car rental and hotel for Hanover. All the pieces are coming together.

2 Weeks before match day

Katherine invited me to match day. This was a predictable surprise and I had to lie to her by telling her that I needed to be in London that week. She buys my lie but she is unhappy anyway. One day later, she sent me a text asking me if I do love her. It is getting hard to keep this project hidden. I truly hope that the phrase… “Fail her. Because a girl who reads know that failure always leads up to the climax” is right.

1 day before the Day

Got a text message from Katherine yesterday around 11pm. “This is amazing. I have no idea how you even did this. How in the world did you rewrite and print a novel? The links made me laugh – both the titles of the curious bear website and the final page. This means so much to me, thank you”

No reply from my side. Absolute silence for the last hours. I will fly tonight to Boston and will be in Hanover by noon. If she follows the instructions, I will see her at 4pm.

March 10th, 2013

I park the rental car 4 blocks away from the Dartmouth Library and see her car parked in the Dartmouth Green. I ask an undergrad student to give her a letter which describes the overall purpose of the book. 1 minute and 25 seconds later I sit next to her and propose.

Ciudad de México

Me es difícil describir al Distrito Federal de México. Baches en el pavimento, contaminación en el cielo y edificios de concreto (proveniente de uno de los tantos monopolios de
México), me hacen referirme a esta ciudad simplemente como a una urbe de color grisáceo.

Independientemente de lo fuerte (o débil) que sea mi autoestima, es fácil sentirme insignificante ante el tumulto de los automóviles, el ruido de los comerciantes y las dimensiones de este monstruo de 20 millones de habitantes. No soy matemático ni entiendo la teoría del caos. No obstante, mi instinto me dice que esta ciudad es la representación perfecta de dicha teoría. Un sistema en el cual las vidas de sus ciudadanos se entrelazan y crean una especie de armonía.

Mi novia dice que San Francisco está lleno de personajes. En México, no hay necesidad de excentricidades. La ciudad por si misma ya es surrealista. El DF mezcla culturas y perfiles que es imposible vivir aquí y evitar reflexionar sobre la infinidad de caminos que pudo haber tomado nuestra vida.

Cada punto del D.F. es un sub-universo único y muy distinto al resto. La ciudad se comporta de la misma manera que un concierge de un hotel del lujo. Solamente es cuestión de pedir y ella satisface a sus huéspedes. Un turista queda fácilmente abrumado ante la cantidad de contrastes y la diversidad que la ciudad ofrece. Una ciudad que fue creada en un pantano pero que al mismo tiempo posee más museos que cualquier otra parte de este planeta.

No creo vivir en el D.F. a largo plazo. Al igual que con otras urbes de gran movimiento, creo que el estrés me desgastaría. Las pocas veces que he trabajado en esta ciudad, lo he hecho en calidad de turista. Un extranjero que vive protegido por el ambiente artificial de un hotel o el calor y hogar de un amigo. Amigos a los cuales les debo agradecer su hospitalidad por recibirme no solamente esta semana sino cada que vengo de visita.

Dos consejos…

Que les di al par de analistas que trabajan en mi equipo…

1)      No desaprovechen la oportunidad de aprender algo nuevo

2)      No tengan miedo de criticar lo que no haga sentido

Quizás compartir estos consejos fue simplemente un recordatorio de los principios que intento usar en mi vida.

Concierto de András Schiff

El fin de semana fui a un concierto de András Schiff, un pianista Húngaro que vino a San Francisco. Un concierto al que no habría asistido de no ser porque mi novia compró un par de boletos y me arrastró al mismo.

Sobra decir que András Schiff es un pianista asombroso. Quisiera describir su concierto con la misma elocuencia que lo hace el folleto que nos dieron en la entrada, pero lo único que puedo decir es que fue impresionante el verlo tocar con tanta pasión y el ver la forma en la cual sus dedos se mezclaban con las teclas del piano.

Durante una parte del concierto me vino a la mente una anécdota que leí hace ya muchos años. En la misma una mujer se acerca a un músico famoso (no recuerdo su nombre) y le dice…

“Daría mi vida por tocar como usted”

Y el músico responde…

“Eso es precisamente lo que yo he hecho”

Leer la biografía de András Schiff nos muestra la misma historia. Pianista desde los cinco años, este músico es un maestro gracias a su esfuerzo. Aunque mi novia sospecha que András posee Sinestesia (una enfermedad que permite a una persona ver sonidos) dada la forma en la cual el pianista describe su concierto, no se puede negar que es imposible tocar el piano de esta manera sin miles de horas de esfuerzo.

Escribir lo anterior me hace recordar una frase de una película que habla precisamente sobre la diferencia entre tener un don y ganarlo a base de esfuerzo…

Your powers are a gift from God or chance or a stray shot of sperm. A gift. Not earned. And you do not know what I know, because you have not earned those powers. You flaunt them and then you throw them around like a brat with his trust fund. You haven’t had to climb up all the grease balls. You haven’t been bored blind at fund raiser. You haven’t done the time and that first marriage to the girl with the right father. You think you can leap over all on a single bound. You haven’t had to bribe or charm or threaten your way to the seat at that table. You don’t know how to assess your competition because you haven’t competed.

Vida en San Francisco

Es increíble pensar que llevo tres meses en San Francisco. A pesar de que siento que llevo años trabajando en este “pueblo”, debo admitir que todavía no me sé el nombre de las calles que se encuentran alrededor del edificio dónde vivo.

Mi trabajo es retador e interesante. Los puntos se conectan de manera asombrosa y me agrada la gente con la que trabajo. Mi único temor (si es que tengo alguno en este momento) es el haber sido víctima de la maldición de obtener lo que quería. Quería retos y retos es lo que tengo. Quería una empresa en crecimiento y así es la empresa en la que trabajo. El siguiente paso es asimilar las implicaciones de mis deseos.

Vivir la vida sin un final claro me ha hecho reflexionar sobre lo que quiero lograr en mi vida. Llevo varias semanas repitiéndome el final del poema de Mary Oliver (“Tell me, what is it you want to do with your one wild and precious life?”) deseando obtener una respuesta.

Quiero creer que mi vida no es 100% trabajo pero no sé si mis acciones me traicionan. Quizás el secreto de la felicidad se encuentra en hacer lo que queremos rodeados de personas de nuestro agrado. Esta idea me llegó el otro día que cenaba con mi novia y varios amigos de la oficina. A mitad de la cena descubrí que todas las personas en la mesa habíamos participado en las olimpíadas de las matemáticas cuando éramos niños.

A lo mejor la vida realmente se desenvuelve de la manera que debe hacerlo.

Carta a Hedda y algunos cuentos – Nuria Marugán (Libro)

Hace dos años descubrí un blog escrito por un alma un poco temerosa pero indudablemente talentosa. Solamente era necesario leer un par de sus entradas para descubrir que la autora tenía el potencial de escribir algo hermoso. Ver que el miedo y las dudas invadían a esta escritora, me hizo escribirle una carta de aliento en un día de enero.

El tiempo pasó y el día de ayer el Destino puso en mis manos “Carta a Hedda y algunos cuentos”, el primer libro de esta escritora. Admito que tenía un poco de miedo comenzar la lectura. No soy bueno mintiendo y si el libro hubiese sido malo no sé si hubiese podido escribir esta reseña.

Afortunadamente solamente me bastó leer unos fragmentos para dejar mi copa de vino y quedar absorto en la lectura. A pesar de que este libro tiene menos de 100 páginas, es impresionantemente denso. Tan denso que toma tiempo leerlo y probablemente requiera de dos o tres lecturas.

Tal y como su nombre lo sugiere, “Carta a Hedda y algunos cuentos” es una serie de relatos y una carta que la autora escribe a su sobrina. En cada una de sus páginas el lector tiene la oportunidad de descubrir la naturaleza humana; su belleza, su fragilidad y su esencia.

Al igual que con algunos de mis libros favoritos (ver entrada y entrada), me es difícil describir este libro y creo que la única forma de hacerle justicia es poniendo fragmentos del mismo.

¿Cómo vivir?

Para no equivocar el camino, déjate guiar por la belleza;  y, aunque a ratos el sendero se torne pedregoso, no permitas que la aspereza te desvíe por atajos ilusorios.

Sobre el triunfo y el desastre..

Parecemos condenados al éxito o al fracaso; cuando uno y otro son casi siempre imaginarios… …El éxito endiosa: nos sumerge en una placentera entelequia que ignora nuestra fragilidad vergonzosa, aquella que escondemos para simular una existencia distinta a la nuestra. Al menos tú, pequeña, sabrás que sólo siendo tú misma y abrazando tu circunstancia tendrás acceso a la Tierra Prometida.

Sobre el príncipe azul y el amor verdadero…

Una vez despojado de sus espléndidas vestiduras, el príncipe se convierte en un señor que siembra el baño de calzoncillos y se enfrasca en el periódico en cuanto llega a casa. Ese hombre prefecto, capaz de sorprenderte con una exquisita cena a la luz de las velas o de confesarte que, al cabo de los años se siente intimidado por tu presencia, poco tiene que ver con ese príncipe azul de pacotilla que ahora no parece sino exasperarte.

Sobre la levedad

La felicidad se codea con la ligereza; ésa que engalana al hombre libre, el que camina sin ataduras ni apariencias. Únicamente sin alforjas, el alma descansa y, ajena a los ruidos del mundo, se complace en lo que el devenir le regala sin dejar que interfieran ni el pasado ni el futuro; pues no tendría sentido que el tiempo que dejó de existir o el que, tal vez, no llegue a hacerlo se adueñaran del presente.

Podría continuar y poner todo el libro en este espacio ya que cada página de este libro contiene fragmentos no solamente bien escritos sino profundos. No obstante, es mejor que lean este libro y no se arrepentirán de haberlo hecho.

Reflexión: La vida es una novela

Hace ya muchos años tuve la fortuna de perder la memoria. Aunque dicha “fortuna” espantó a mis padres y me hizo tomar medicamento por varios años, admito que fue una bendición el descubrir que nuestras memorias son un tesoro que no debemos dar por sentado.

Perder la memoria me hizo escribir un diario. Escribir mis acciones y sueños me hizo descubrir que mi vida no es diferente a una novela. Un libro abierto en el cual tenemos la fortuna de ser autor, narrador y protagonista al mismo tiempo.

Escribir me hizo aprender (de manera dolorosa) que una novela necesita de emociones, personajes y eventos que valgan la pena ser contados. Escribir me hizo leer para para tener palabras para narrar lo que vivo y siento a cada momento.

Pensar que mi vida es una novela, es un ejercicio que libera. El fracaso permite escribir una secuela, los villanos se vuelven necesarios y el futuro es predecible por el pasado.

Un palacio europeo, una estación de metro, un cementerio. Cada escena puede ser excelsa si se vive de manera completa. Vagabundo, huérfano o estudiante, todos ocupan un rol en esta vida. El rey y el peón tienen la misma jerarquía. La perfección es monotonía y un personaje que no es autentico no genera simpatía.

Saber que una novela solamente puede tener un clímax nos hace vivir con perspectiva. Entender que lo que importa no es la magnitud de dicho clímax sino la sintaxis nos hace vivir de una forma que vale la pena ser contada.

Por todo esto me gusta pensar que mi vida es una novela.

Preparándome para San Francisco

Se acabó la maestría y creo que no lo he asimilado. He estado tan ocupado empacando y preparándome para la siguiente etapa que no ha sido sino hasta hoy que me he detenido un poco y reflexionado sobre mi vida.

Hace más de 10 años que dejé de vivir con mis padres. Tenía 18 años cuando comencé una etapa que ha estado marcada por cambios y mudanzas. En 11 años he vivido en 11 cuartos, casas y departamentos  diferentes. Desde lugares que amigos definían como “pocilgas con cucarachas y olor a patas” (dónde pasé los mejores años de la universidad) hasta residencias en el piso 25 de un edificio con vista al mar que Amazon usaba para impresionar a quien se dejara.

Mudarme con tanta frecuencia me ha hecho dejar atrás una infinidad de objetos. Al igual que hace dos años y a pesar de que ahora tengo un Kindle, el día de ayer tuve que donar o vender alrededor de 50 libros. Me pregunto si las maletas que llevaré a California contienen algún objeto que me haya acompañado a lo largo de tanta mudanza. Parece ser que lo único constante en todo este tiempo se encuentra en mi mente y en mi diario que está grabado en un disco duro y en el ciberespacio.

Escribir lo anterior me hace sentirme como el barco de Teseo. Aquel al que se le remplazan todas las piezas una por una para después preguntarnos si el barco sigue siendo el mismo o si es un barco distinto. Quiero pensar que el barco sigue siendo el mismo. Que a pesar de que mis ideas, metas y vida hayan cambiado en los últimos dos años, seguiré siendo el mismo.

Hace dos años dejé una vida relativamente cosmopolita en Boston para mudarme a un pueblo en el que conviví con venados, árboles y hasta un oso que se volvió fanático de tirar nuestro bote de basura. Ahora dejo atrás el bosque y me mudaré a California. Ha sido un placer el donar la pala que usaba para limpiar la nieve en la cochera. Al mismo tiempo me doy cuenta de que tendré que remplazar mi gabardina y camisas por shorts y playeras.

Miro con optimismo la siguiente etapa que todavía no comienza. Mi única preocupación es que mi Honda Civic resista los casi 5,000 kilómetros que manejaré desde Hanover hasta San Francisco.

Crónica de un MBA que buscaba empleo

Warren Buffet dijo en una ocasión que la única forma de aprender las reglas de un juego era apostando más de lo que estábamos dispuestos a perder. Tras pensarlo por un momento creo que los últimos dos años de mi vida reflejan la sabiduría que se encuentra en esta máxima.

Hace dos años dejaba mi trabajo en McKinsey. Una empresa dónde hice amistades, crecí como persona y descubrí que mi vocación no es la consultoría. A pesar de todas sus cualidades, estoy consciente de que la consultoría no es la pasión de mi vida.

Recuerdo que la primera semana de clases un conferencista nos pidió que escribiéramos nuestro sueño en un pedazo de papel. En dos líneas escribí lo que sería mi meta.

“To work in a company with cutting edge technology that has the potential to change the world”

En aquel entonces ignoraba que perseguir mi sueño sería difícil. Creía que las palabras McKinsey y Dartmouth en mi curriculum me iban a abrir una infinidad de puertas. Tras un par de meses me di cuenta de que todos mis compañeros eran extremadamente talentosos y que muchos tenían más hambre que la mía. Alcanzar mi meta me costaría más de lo que preveía.

Cuenta la leyenda que Hernán Cortés conquistó a los Aztecas gracias a que quemó sus barcos al llegar a Veracruz. Al darse cuenta de que regresar a España no era una opción, los hombres de Cortés no tuvieron alternativa más que ganar o morir en el intento. De manera análoga, el evitar que McKinsey me pagara la maestría y el obligarme a no hacer consultoría fue el equivalente a quemar mi barco de regreso. Pedir préstamos por una cantidad de dinero que no he visto ni poseído en mi vida me haría aprender las reglas del juego.

Desafortunadamente aprender es un proceso que toma tiempo. Mi búsqueda me llevó a explorar la biotecnología, el comercio electrónico y las redes sociales para terminar con servicios en la nube. Tras tomar 28 aviones y tener más de 50 si no es que 100 entrevistas, puedo decir que he tenido la fortuna de alcanzar mi meta.

Dicen que los consejos son solamente nostalgia reciclada y que es imposible concluir algo en un mundo dónde la mitad de las cosas no son deterministas. A pesar de esto, quiero compartir las lecciones que he aprendido de esta experiencia. Lecciones que espero seguir usando a lo largo de mi vida.

1)      Hay que saber esperar. Una empresa que crece a más del 50% cada año no contrata personas con un año de anticipación como lo hacen las empresas en otras industrias. No obstante, saber algo no implica que es fácil asimilarlo ya que es difícil ser paciente cuando 9 de cada 10 de tus amigos tienen una oferta y tú todavía no comienzas tu búsqueda.

2)      Hay que estar preparado. De nada sirve esperar si no se está preparado. Si no hubiese realizado estudios independientes, trabajado en Amazon y pertenecido al centro de estrategias digitales de Dartmouth, dudo que hubiese alcanzado mi meta.

3)      Hay que tomar riesgos. Tras entrevistarme por teléfono, la persona que sería mi jefe me preguntó… “¿Tienes algún viaje a San Francisco en los siguientes días?”. En ese momento mi reacción inicial fue pensar que un vuelo a San Francisco cuesta el equivalente a un mes de renta y que mi cuenta de ahorros disminuía a una velocidad alarmante. A pesar de esto, valió la pena el arriesgarme porque no hubiese podido vivir con el hubiera.

4)      Hay que sudar. El mundo está lleno de personas inteligentes y lo único que distingue a una persona de otra es la pasión y el esfuerzo.

Tras leer los ensayos que escribí para entrar a la maestría, me doy cuenta de que desde aquel momento ya tenía una idea general de lo que acabaría haciendo…

“Specialize in the intersection of behavioral economics and geo-marketing; …The world needs better tools for explaining what we see…  Affordable technology and geolocation capabilities are already here… I’m not and don’t want to be an expert in a technical field… What I want to do is to effectively combine the skills of people from these domains.”

En resumen, vale la pena luchar por nuestros sueños.

Para aquellos que están interesados, voy a trabajar en Responsys en San Francisco.