Saltar al contenido.

Entradas de la Categoría ‘Mundo’

Ciudad de México

Me es difícil describir al Distrito Federal de México. Baches en el pavimento, contaminación en el cielo y edificios de concreto (proveniente de uno de los tantos monopolios de
México), me hacen referirme a esta ciudad simplemente como a una urbe de color grisáceo.

Independientemente de lo fuerte (o débil) que sea mi autoestima, es fácil sentirme insignificante ante el tumulto de los automóviles, el ruido de los comerciantes y las dimensiones de este monstruo de 20 millones de habitantes. No soy matemático ni entiendo la teoría del caos. No obstante, mi instinto me dice que esta ciudad es la representación perfecta de dicha teoría. Un sistema en el cual las vidas de sus ciudadanos se entrelazan y crean una especie de armonía.

Mi novia dice que San Francisco está lleno de personajes. En México, no hay necesidad de excentricidades. La ciudad por si misma ya es surrealista. El DF mezcla culturas y perfiles que es imposible vivir aquí y evitar reflexionar sobre la infinidad de caminos que pudo haber tomado nuestra vida.

Cada punto del D.F. es un sub-universo único y muy distinto al resto. La ciudad se comporta de la misma manera que un concierge de un hotel del lujo. Solamente es cuestión de pedir y ella satisface a sus huéspedes. Un turista queda fácilmente abrumado ante la cantidad de contrastes y la diversidad que la ciudad ofrece. Una ciudad que fue creada en un pantano pero que al mismo tiempo posee más museos que cualquier otra parte de este planeta.

No creo vivir en el D.F. a largo plazo. Al igual que con otras urbes de gran movimiento, creo que el estrés me desgastaría. Las pocas veces que he trabajado en esta ciudad, lo he hecho en calidad de turista. Un extranjero que vive protegido por el ambiente artificial de un hotel o el calor y hogar de un amigo. Amigos a los cuales les debo agradecer su hospitalidad por recibirme no solamente esta semana sino cada que vengo de visita.

¿Cuál es el valor de las cosas? – Precios en China

Mi viaje a China me ha hecho cuestionar el valor de las cosas. Visitar un país donde los precios están exageradamente distorsionados (respecto a los precios en Estados Unidos) me hace pensar sobre el valor que le deberíamos dar a un bien o servicio.

A manera de pasatiempo en estos 3-4 días me he puesto a anotar los distintos precios a los que he sido expuesto para entender un poco la realidad que se vive en China. A continuación comparto algunos de los precios que me han llamado la atención.

Precios en dólares (asumiendo un tipo de cambio de 6.5 Y/USD)

215,000 – Mercedes Benz S 350L

9.2 – Pantene Pro-V en Walmart

7.5 – Rolex falso (que ofrecen los vendedores en todos los lugares turísticos)

6.2 – Comida China en tres restaurantes distintos con menú en inglés

4.6 – Café en Starbucks en el World Trade Center de Beijing

3.1 – Cerveza en un bar en Beijing. (El precio original era  6.2 pero negociamos)

2.3 – Combo Big-Mac en Tianjin

1.5 – Pluma Mont-Blanc falsa

1.2 – Cinco minutos de taxi en Tianjin

0.3 – Pasaje del metro en Beijing.

Aunque no he comprado (ni pienso comprar) un Rolex o una pluma Mont-Blanc falsa, me llama la atención el hecho de que acabo de gastar más dinero (~20 dólares) en un bar con mis amigos. Pensar que esta noche será una de las noches que más recordaré de mi viaje a China me hace pensar que he gastado mi dinero de la manera correcta.

La felicidad no es un bien que se genere con economías de escala.

Viajar…

La siguiente semana viajaré a China a través de un programa organizado por la escuela. Una compañera me pidió escribir lo que espero obtener de este viaje ya que las respuestas de varios alumnos serán publicadas en el blog de la escuela.

¿Qué espero del viaje?

Aprender no solamente sobre el país que visito sino también sobre el lugar del que provengo. Entender el origen de los valores y creencias que poseo. Hacerme más humilde y aumentar mi confianza. Humilde ya que el ver la innumerable cantidad de perfiles que existen en este mundo nos hace reflexionar sobre el papel que tienen la suerte y el destino en nuestras vidas. Al mismo tiempo, viajar nos hace tener más fe en nuestras habilidades ya que nos hace conscientes de que el mundo es un lugar pequeño y que los bordes son en realidad barreras imaginarias creadas por gobiernos y miedos.

Divertirme y aprender son mis metas. Creo que una frase de T.S. Eliot resume mi filosofía…

“We shall not cease from exploration and the end of all our exploring will be to arrive where we started and know the place for the first time” T. S. Eliot

Pesadilla – Segunda Parte

A lo mejor es un buen momento de escribir. Llevo varios días sin hacerlo y por alguna extraña razón no lo he extrañado. Historias no han faltado, venir a México me llena de historias y anécdotas que valen la pena compartir. Desafortunadamente, el hecho de que todas estas historias tengan que ver con inseguridad y violencia, hace que mi ánimo desaparezca.

Lo bueno/malo de venir a México 1 o 2 veces al año es que me hace ver las cosas en perspectiva. Me voy recordando un país y regreso para encontrar uno distinto. Las historias cada vez son más crudas y tienen más color que las que había escuchado en mis últimos viajes. Cuándo creo que no se puede estar peor, siempre hay alguien que termina sorprendiéndome.

Dirán que soy cínico o pesimista. Quisiera creer que soy realista. Para mí no es normal el ver una sociedad dónde un gobierno les dice a sus ciudadanos que no salgan a las calles porque van a haber atentados. Tampoco es normal que todo el mundo haya visto al “malo” que maneja un deportivo italiano con dos vehículos de escolta y que las autoridades no lo hayan capturado.

¿Cómo es posible sentirte tranquilo cuando las historias no provienen de “amigos de amigos” sino que ahora cada quién cuenta lo que ha vivido?

Me da la impresión de que la gente quiere despertar de este sueño. En otras palabras, en lugar de afrontar la realidad, es más fácil pensar que todo esto es una pesadilla. Los ciudadanos creen que con un cambio de gobierno las cosas mejorarán de la noche a la mañana. Aunque la lógica me dice que esto no tiene sentido, el corazón me hace desear que este sea el caso.

Escribir el último párrafo me hizo recordar una frase que dice…

“Life is a comedy for those who think and a tragedy for those who feel”. Horace Walpole

Ceremonia del Sol – Carlos Páez Vilaró

“El mejor atardecer que he visto en mi vida ocurrió en Punta del Este” dijo un amigo Brasileño. Pensar que dicha persona es de Rio de Janeiro, una ciudad con unos de los atardeceres más hermosos que he visto en mi vida, me sorprendió tanto que decidí aprender más sobre este tema.

El sol es aparentemente un objeto de culto en Punta del Este. En dicha ciudad existe un museo dónde un artista escribió un poema al sol y construyó una casa/museo dónde todas las tardes se recita dicho poema.

Ver un video en Youtube dónde se muestra la ceremonia que ocurre todas las tardes en Punta del Este me ha motivado a incluir a Uruguay en mi lista de lugares que quisiera visitar en algún punto de mi vida. Si les interesa ver el video para darse una idea de lo hermoso que es este lugar, pueden hacer click aquí.

Asimismo, aquí les incluyo el poema que es recitado todas las tardes en este lugar y que fue escrito por Carlos Páez Vilaró.

———-

Ceremonia del Sol
Carlos Páez Vilaró

Hola Sol …! Otra vez sin anunciarte llegas a visitarnos. Otra vez en tu larga caminata desde el comienzo de la vida.

Hola Sol…! Con tu panza cargada de oro hirviendo para repartirlo generoso por villas y caseríos, capillas campesinas, valles, bosques, ríos o pueblitos olvidados.

Hola Sol…! Nadie ignora que perteneces a todos, pero que prefieres dar tu calor a los más necesitados, los que precisan de tu luz para iluminar sus casitas de chapa, los que reciben de tí la energía para afrontar el trabajo, los que piden a Dios que nunca les faltes, para enriquecer sus plantíos, y lograr sus cosechas. Es que vos, Sol, sos el pan dorado de la mesa de los pobres. Desde mis terrazas te veo llegar cada tarde como un aro de fuego rodando a través de los años, puntual, infaltable, animando mi filosofía desde el día que soñé con levantar Casapueblo y puse entre las rocas mi primer ladrillo.
Recuerdo que era un día inflamado de tormenta, el mar había sustituido el azul por un color grisáceo empavonado, en el horizonte un velero escorado afinaba el rumbo para saltear la tempestad, el cielo se llenaba de graznidos de cuervos en huida, la sierra se peinaba con la ventolera alborotando a la comadreja y al conejo.

Pero de golpe como un anuncio sobrenatural el cielo se perforó y apareciste vos. Eras un sol nítido y redondo, perfecto y delineado, puesto sobre el escenario de mi iniciación con la fuerza sagrada de un vitreaux de iglesia. Desde ese instante sentí que Dios habitaba en ti, que en tu fragua derretía la fe y que por medio de tus rayos la transmitía por todos los sitios donde transitabas. Los mismos brazos de oro que al desperezarte iluminan el cielo, al estirarse a los costados entibian las sierras, o apuntando hacia abajo laminan el mar.
Hola Sol…! Cómo me gustaría haber compartido tu largo trayecto regalando luz, porque a tu paso acariciaste la vida de mil pueblos, compartiste sus alegrías y tristezas, conociste la guerra y la paz, impulsaste la oración y el trabajo, acompañaste la libertad e hiciste menos dura la oscuridad de los presidios.

Leer Más

Outward Bound

¿Pagaste por esto?

Esa fue la reacción de mi familia y amigos cuando les describí el viaje en el que estuve la semana pasada.

El “Outward Bound Trip” es un viaje de varios días que toma lugar en un velero en el Océano Atlántico a la altura de Maine.  Antes de describir el viaje, creo que es importante mencionar que yo no soy una de esas personas que están en contacto con la naturaleza ni mucho menos tengo experiencia remando, nadando o navegando.

Si este viaje fuese una receta de cocina, creo que el pensamiento de Derek Pritchard describe perfectamente lo que ocurre en el mismo.

  • Select: 12 strangers
  • Remove: social dependecies –tobacco, spouses, friends, wristwatches, alcohol
  • Place on the edge of a pan: filled with unusual and stressful circumstances
  • Give a slight push: and watch to see that all are fully immersed
  • Add: the opportunity to learn and master skills
  • Shake: a sprinkling of natural grandeur
  • Stir in: a soupcon of skilled instructors
  • Simmer: carefully for 5 days. Skim off the fat and deep freeze until needed.

Derek Pritchard

Dormir sobre remos, navegar  bajo la lluvia, saltar al agua gélida a las 5:30 de la mañana y hacer todo esto en un pequeño bote sin privacidad ni sanitario hace que entre un grupo de desconocidos se genere no amistad sino hermandad.

Durante el viaje hubo días en los cuales me sentía física y mentalmente exhausto. Aprender a navegar y a vivir en el mar es una tarea que reta al espíritu y te hace humilde ante la naturaleza.

Aprender a ubicarme en el océano usando un compás, una brújula y un mapa…
Remar hasta tener ampollas en cada mano…
Hacer guardias cada noche mientras tus compañeros duermen…

Si algo he aprendido en este viaje, eso sería que el cuerpo humano se adapta a cualquier cosa y que nuestro potencial se encuentra más allá de lo que nos imaginamos.

Sé que suena terrible todo lo que narro.  No obstante, si tuviese que vivir esta oportunidad de nuevo, no lo dudaría ni por un segundo. Esta experiencia cambia vidas y creo que ha cambiado la mía.

No se me ocurre una mejor manera de comenzar mi nueva vida en Tuck.

p.s. la entrada original de este post se encuentra en aquí.

Regreso a México

Pirámides, pueblos coloniales y visitas a amigos. Así se resumen mis últimos días en los que estuve en varias ciudades de México con mi novia. Tras estas dos semanas puedo afirmar que ser guía es muy distinto a ser turista.

Explicar la razón de ser de todo lo que nos rodea me hizo entender mejor mi cultura. ¿Cómo explicar el albur a un extranjero? ¿Cómo explicar la importancia de la fiesta? ¿De qué manera explico que el mexicano no es racista sino que en realidad se burla de todas las razas y personas incluyendo la propia?

Enseñar es aprender dos veces.

Recuerdo que usaba esta máxima cuando les pedía a mis amigos que me explicaran una fórmula o un concepto antes de un examen. Tras enseñar mi cultura, creo que yo también he aprendido en el proceso.

Los árboles de la vida, el origen de Coyoacán o el significado de las trajineras. En ocasiones el aprendizaje no viene de aprender la historia o el significado de un lugar sino de escuchar las preguntas que se originan por tener una perspectiva distinta.

¿Por qué el menú está en inglés si estamos en México? ¿Por qué hay una misa antes de una fiesta? ¿Por qué las mujeres se arreglan en demasía? Tener sensibilidad cultural requiere de entender no solamente a la otra cultura sino a la propia.

Hugo Chávez y Venezuela

Hace varios días (quizás semanas) leí un artículo interesante sobre Venezuela. En este artículo se mencionaba que Hugo Chávez encarceló a un político por haber dado declaraciones que el presidente consideró “conspiraciones”.

No sé de política regional. No sé si las declaraciones de Oswaldo Álvarez sean ciertas. Lo que si sé es que esta acción de Chávez ha sido duramente criticada por el mundo en estos días.

Hace dos días por ejemplo, leí un artículo firmado por varios políticos de distintos países en los cuales se menciona que las acciones de Hugo Chávez son otro golpe contra la democracia. (Ver artículo aquí).

Chávez es sin duda un ejemplo de lo que no se debe hacer si se llega a ser presidente. De ser un país maravilloso, Venezuela ha decaído severamente en los últimos años.

Hace un par de años tuve la oportunidad de ir a este país y quedé sorprendido por el desolador panorama que se observaba en las calles de Caracas.

Ver edificios viejos que no reciben mantenimiento. Inseguridad en las calles. Mercado negro de dólares y precios absurdos. Antes de ir a Caracas, me sorprendía cuándo leía que una tienda de conveniencia tenía más de 20,000 SKUs (i.e. productos) diferentes. Tras ir a Caracas y ver tiendas con 500 SKUs me di cuenta de los privilegios de vivir en un país con mercados más eficientes.

Todas las personas me contaban las mismas historias. Que el puente que conectaba al aeropuerto se había derrumbado y ya no había sido reparado. Que enfermedades que habían sido erradicadas en el pasado, estaban reapareciendo en Caracas. Que si tenía dólares, ellos me podían conseguir mejores precios. Que antes las empleadas domésticas eran colombianas y que ahora las venezolanas iban a Colombia a pedir empleo.

Era común (y supongo que todavía lo es) el encontrar propaganda Pro-Chávez en las calles y ver que los ciudadanos habitaban en una sociedad políticamente polarizada.

Recuerdo que hace todavía más tiempo conocí a una venezolana en Boston (no recuerdo su nombre) quién me comentó que ella quería regresar a su país para cambiar las cosas. Que si se dejaba de luchar, nunca se podría corregir el mal que había hecho Chávez.

Supongo que se necesitan más personas como esta venezolana.

Add to: Facebook | Digg | Del.icio.us | Stumbleupon | Reddit | Blinklist | Twitter | Technorati | Yahoo Buzz | Newsvine

Instituto de Arte Contemporáneo (ICA)

Tras vivir cuatro años en Boston por fin visité el Instituto de Arte Contemporáneo. A pesar de que me gusta el arte moderno y a pesar de que el MoMA de San Francisco y NY son dos de mis museos favoritos, nunca había tenido interés en visitar el ICA.

Tras visitarlo debo decir que no me había perdido de mucho. El ICA es un buen museo y su edificio es impresionante. No obstante, la exhibición es muy pequeña.

Aunque el edificio tiene cuatro niveles, solamente uno de ellos contiene exposiciones. Si consideramos que estos museos por lo general contienen instalaciones y esculturas, es fácil recorrer toda la exhibición en muy poco tiempo.

Si solamente tienen tiempo de visitar 1 museo en Boston, mi recomendación es que vayan al Isabella Stewart Gardner o al MFA.

México lindo y sufrido

Guanajuato

Guanajuato

Por haber escrito acerca del plagio de ayer no pude escribir las ideas que pasaron por mi mente durante el viaje que realicé en los últimos días.

Aunque ya conocía los lugares que visité, creo que es interesante el ver cómo los lugares cambian no solamente por el cambio que ocurre en los mismos sino el cambio que ocurre en mi persona.

Conforme crecemos y juntamos experiencias, es bueno visitar un lugar que ya hemos visitado o leer un libro que ya hayamos leído para ver si ha cambiado nuestra perspectiva

¿Cómo me siento tras este viaje?

No lo sé. Confundido resume lo que siento. Veo fuerzas que se contradicen y están presentes en todo momento.

Inseguridad: Veo a un país que se está destruyendo a si mismo. Un país en el cual es común ver 40 vehículos militares en la carretera. Un país dónde nadie se sorprende de la inseguridad y un lugar que aunque se ha convertido en una zona de guerra, sus ciudadanos se niegan a abrir los ojos.

Pobreza: Veo gente pidiendo limosna en las carreteras y profesionistas mal pagados. Veo gente que orgullosamente dice que trabaja de manera informal y que por no pagar renta ni impuestos me puede vender sus productos a precios más bajos.

Leer Más