Saltar al contenido.

Entradas de la Categoría ‘Economía’

Límite de la deuda en Estados Unidos

En los últimos días ha habido un sinfín de artículos relacionados al límite de la deuda en Estados Unidos. Dado que esta noche pasé casi dos horas debatiendo con un amigo sobre este tema, creo que vale la pena poner en escrito un resumen sobre el mismo….

¿Qué está sucediendo en EUA?

Obama quiere que el congreso autorice a los Estados Unidos aumentar su deuda. De no hacerlo para antes de la primera semana de agosto, EUA se encontraría sin dinero suficiente para cumplir sus obligaciones. En pocas palabras, EUA no tendría dinero para pagarles a los empleados del gobierno, a los acreedores de bonos del tesoro y a las personas que viven de seguridad social (por nombrar tan sólo algunos ejemplos).

Es importante mencionar que subir el límite de la deuda no significa que Estados Unidos va a poder aumentar su gasto. Obama quiere subir la deuda para pagar gastos que se aprobaron en el pasado.

¿Qué pasa si el congreso no aprueba el aumento de la deuda?

Este escenario es extremadamente poco probable. Habría caos en las bolsas de valores, las tasas de interés subirían y la economía se colapsaría. Estados Unidos le debe dinero a la mayoría de los países del mundo. Para dar algunos ejemplos, EUA le debe 1 trillón de dólares a China, 912 billones de dólares a Japón, 211 a Brasil e incluso 28 billones a México. Si EUA se declara en banca rota, este país no podría pagar ninguna de estas deudas. Las consecuencias de no aprobar el aumento de la deuda son tan malas que la verdad nadie espera que esto ocurra.

Si las consecuencias de no aprobar el aumento de la deuda son tan malas, ¿Por qué el congreso no aprueba este aumento? 

Los Republicanos y los Demócratas están jugando al juego de “gallina”. Es decir, dado que ambos partidos saben que si no se aumenta la deuda el país colapsaría y dado que se requiere del apoyo de ambos partidos para aumentar la deuda, cada partido está persiguiendo su propia agenda bajo el supuesto de que el otro partido va a terminar cediendo dada la importancia de este tema.

¿Qué quieren los republicanos?

Los republicanos quieren que el congreso apruebe un presupuesto en el que se gaste menos dinero para que esta situación no se repita. Ellos se oponen a subir los impuestos.

¿Qué quieren los demócratas?

Los demócratas quieren una reducción del presupuesto y un aumento de impuestos para asegurarse que la reducción del presupuesto no sea tan dolorosa. Específicamente, los demócratas quieren aumentar los impuestos a aquellos hogares que ganan más de 250 mil dólares al año.

¿Quién tiene la razón?

Como en muchas cosas en esta vida, es difícil saber si hay una respuesta correcta. Lo que no se puede negar es que buena parte del déficit fue creado por reducciones a los impuestos. Por tal motivo, la lógica me dice que la solución debe involucrar impuestos de alguna manera. La pregunta que hay que hacernos es…

¿Cómo incrementamos los impuestos de una manera justa?

Esa es la pregunta del trillón de dólares y la pregunta que me hizo debatir por casi dos horas.

Guns, Germs & Steel – Libro/Documental

Hace ya varios años, Jared Diamond escribió “Guns, Germs & Steel”; un libro por el cual ganó el Premio Pulitzer. Admito que aunque este libro es muy popular y me lo han recomendado una buena cantidad de amigos, nunca me he animado a leerlo.

Para mi fortuna el día de hoy encontré un documental de National Geographic  que resume el libro en 3 episodios de una hora.

“Guns, Germs and Steel” comienza con una pregunta…

¿Why do white people have so much “cargo” but the New Guineans have so little?

La persona que le hizo esta pregunta a Jared Diamond hace más de 30 años era un nativo de Nueva Guinea y por “cargo” se refería a los productos materiales y a las invenciones de occidente.

En su libro (o en su defecto en el documental), Diamond explica los hallazgos que ha hecho sobre el tema en las últimas décadas. Para aquellos que no vayan a leer el libro, les recomiendo ver estos episodios.

Como el título del libro lo sugiere, los factores que explican el futuro de una sociedad puede que sean más simples de lo que creemos.

The Big Short – Libro (Michael Lewis)

Aunque un amigo me había dicho que este libro no era muy bueno ya que los otros dos del mismo autor era mejores (Liar´s poker y Moneyball), decidí comprarlo dadas las pocas opciones que encontré en el aeropuerto.

A pesar de (o gracias a) las bajas expectativas, me ha gustado este libro ya que me permitió entender a las personas que se volvieron ricas con la crisis económica. Específicamente aquellas personas que pudieron pronosticar la crisis y decidieron apostarle a sus creencias. Una vez más se demuestra que solamente es necesario el hacerse las preguntas correctas.

Ver que dos personas sin educación en finanzas se dieron cuenta de que el modelo de Black & Scholes (el cual tuve que volver a aprender para un examen hace algunas semanas) es en ocasiones inútil me hace preguntarme… ¿Por qué no nos enseñan eso en la escuela? ¿Por qué debemos asumir ciegamente que los retornos de una acción siguen una distribución normal cuándo este no es siempre el caso? Aunque admito que en mi última clase, el maestro resumió todo el curso diciendo…

“es muy difícil, si no imposible predecir el mercado”

Creo que algo que falta mucho en nuestras escuelas es el enseñarnos a cuestionar lo que aprendemos. Me acuerdo del zorro y el puerco espín y creo que en esta ocasión el zorro termina ganando.

La lectura puede no ser placentera para alguien que no esté familiarizado con Wall Street. Decir que los bonos se vendían con un Premium de 2/32 o que Goldman Sachs obtenía 50 basis points de utilidades puede alienar a algunos lectores. Asimismo, existen una infinidad de libros y artículos que explican la crisis financiera de una manera más sencilla. Incluso me viene a la mente un PowerPoint de broma que explica la crisis con malas palabras y caricaturas.

A pesar de todo esto, creo que este libro es bueno para entender a las personas que cuestionan un sistema. Para ver lo que se requiere para ser exitoso y para entender aquella frase con la cual comienza el libro:

The most difficult subjects can be explained to the most slow witted man if he has no formed any idea of them already; but the simplest thing cannot be made clear to the most intelligent man if he is firmly persuaded that he knows already, without a shadow of doubt, what is laid before him. Leo Tolstoy

5 Datos sobre la situación económica

El día de hoy hubo una presentación muy buena en la escuela. El rector de Tuck (Matt Slaughter), quién fue asesor económico de George Bush, habló durante 1 hora sobre el estado de la economía de Estados Unidos.

La presentación de Matt Slaughter se resume en cinco datos y cifras. A continuación les comparto estos datos

Número 1: Enero 1, 2020 Esta es la fecha en la cual el nivel de empleo va a regresar a los niveles que se encontraba antes de la crisis económica. En otras palabras, la recuperación va a tomar tiempo.

Número 2: 70.8% Esta cifra es el porcentaje que representa el consumo en el Producto Interno Bruto. Es decir, el crecimiento de Estados Unidos depende en gran medida del consumismo de sus ciudadanos y esto no es sostenible. Para poner esta cifra en perspectiva, países como China tienen una tasa de consumo alrededor del 30%.

Número 3: Cero por ciento: es prácticamente la tasa de interés actual. Esto significa que los bancos centrales tienen que ir pensando en cómo revertir (y cuándo) sus políticas de expansión que certeramente han estado utilizando durante la crisis.

Número 4: 2.4 trillones de dólares (creo, no recuerdo la cifra exacta). Se refiere al déficit que se está acumulando y se va acumular en este año. Aunque esto es prácticamente el mayor déficit desde la guerra mundial, esto es insignificante comparado con las presiones que se tendrán en el 2020 debido a medicare y otros gastos relacionados.

Número 5: 17% es el porcentaje de norteamericanos que creen que la globalización es buena. Esto es preocupante ya que la opinión sin fundamento del 83% restante puede traer consigo políticas proteccionistas que reduzcan el crecimiento futuro.

En pocas palabras, la situación está mal y el gobierno no puede hacer mucho al respecto ya que no puede bajar tasas de interés, no puede gastar más dinero y los ciudadanos le piden que promueva políticas que van a empeorar la situación.

A pesar de lo pesimista que se escuche la presentación, Matt Slaughter intentó terminar con una cifra optimista.

538

El número de alumnos que han escuchado este discurso y que tienen la responsabilidad de hacer un cambio en el futuro.

Por cierto, el día de hoy encontré a través del Blog de Mankiw, una página interactiva del NYT en la cual los ciudadanos pueden tomar el papel del Congreso y buscar soluciones al déficit de Estados Unidos. Esta página se encuentra aquí.

Entrada publicada en surrealistaracional.com

¿Los Restauranteros usan Economía del Conocimiento o Simplemente Experiencia?

Esta fue la pregunta que me llegó el otro día cuando fui a un restaurante tipo buffet con mis padres. Tras sentarnos en la mesa se nos acercó un mesero y nos preguntó…

“¿Desean una papa al horno cortesía de la casa?”

Me encantó escuchar esta pregunta. Si la papa fuese una de las entradas disponibles en la barra del buffet (que sería lo equivalente a “ser gratis”) estoy seguro que no todas las personas del restaurante la escogerían. Después del todo, ¿qué sentido tiene comer una papa en un restaurante dónde hay otras opciones?

No obstante, el hecho de que la papa sea “cortesía de la casa” hace que la mayoría de las personas no puedan resistirse a algo que sea gratis. Tras escuchar la pregunta miré a mí alrededor y me di cuenta de que todas las personas tenían una papa en su mesa.

Ante los ojos del restaurantero esto tiene perfecto sentido económico ya que su margen de utilidades es mucho mayor si las personas consumen alimentos de bajo costo (e.g. papa) en lugar de alimentos costosos (e.g. carne).

Lo que no estoy seguro es si la idea de ofrecer la ilusión de un producto “gratis” provino de la experiencia del restaurantero o de un libro de economía.

Economía Básica

¿Están de acuerdo o en desacuerdo con las siguientes afirmaciones?

  1. En general, la calidad de vida en la actualidad es mejor que la de hace 30 años
  2. El libre comercio conduce al desempleo
  3. Las leyes de salario mínimo aumentan el desempleo
  4. El control de alquileres conduce a la escasez de viviendas
  5. Una empresa con la mayor participación de mercado es un monopolio
  6. La concesión de licencias obligatorias en servicios profesionales aumenta los precios de estos servicios.
  7. Los trabajadores en países en desarrollo que trabajan para empresas de Estados Unidos son explotados.
  8. Las restricciones en desarrollo de vivienda hacen que los precios de las casas sean más elevados

Cualquier persona que haya llevado un curso de economía en la preparatoria o en la universidad debería conocer las respuestas. No obstante, según un artículo publicado en el WSJ el día de ayer (ver artículo) los demócratas y liberales en Estados Unidos responden incorrectamente (en promedio) 5 de estas 8 preguntas.

Dado que algunas de estas afirmaciones pueden ser debatidas, la metodología del estudio no cuenta las respuestas correctas sino las respuestas incorrectas. Aquellas respuestas que según la teoría y la evidencia han demostrado ser incorrectas.

Es preocupante el ver que a pesar de los altos niveles educativos que hay en este país, muchos electores carecen de conocimientos básicos de economía. Me pregunto cómo le iría a los mexicanos si responden el mismo cuestionario.

Para rematar en sus ataques contra los liberales, el día de hoy el WSJ publicó otro artículo (aquí) en el cual se menciona que los liberales están aprendiendo por las malas algunos de los argumentos de los conservadores. Siendo específicos, se menciona el ejemplo de British Petroleum y los problemas de la regulación en el gobierno.

Cada que leo noticias como esta me acuerdo de aquella frase que afirma que cada pueblo tiene el gobierno que se merece.

Por cierto las respuestas correctas (según los libros de texto) son…

Leer Más

Wall Street vs. Main Street

Parece ser que si encontré un articulo interesante. Aparentemente desde hace unos días ha estado circulando un correo en Wall Street que refleja el sentimiento los banqueros e inversionistas. La idea general de este correo es…

Nosotros somos Wall Street. Nuestro trabajo es hacer dinero… Nadie se quejó cuando sus fondos de retiro se duplicaban cada 3 años. Ahora que las cosas están mal, buscan un chivo expiatorio y aquí estamos.

Si nos destruyen solamente se van a dañar a ustedes mismos. ¿Qué vamos a hacer cuándo desaparezcan los trabajos en Wall Street? Vamos a robar sus trabajos. Actualmente trabajamos desde las 5 de la mañana hasta altas horas en la noche. No tenemos sindicatos. No vamos al baño mientras la bolsa opera. No nos retiramos con una pensión a los 50. Comemos lo que matamos. Cuándo lo último que quede sea la comida de su plato, eso comeremos.

¿Acaso creen que no podemos ser maestros o paisajistas? Con un sueldo de 85,000 dólares al año ya no vamos a comprar el carro de 80 mil dólares ni dejar propinas del 35%. Cuando nuestro dinero se evapore, también el de ustedes lo hará.

No somos dinosaurios. Somos más listos y crueles y vamos a sobrevivir.

Si quieren ver el correo con el texto íntegro pueden hacer click aquí

Este artículo obviamente trajo consigo una reacción muy fuerte. Algunos editorialistas escribieron cartas en respuesta. Una de estas cartas básicamente dice…

¿En qué planeta viven? 85,000 dólares al año está muy por encima del promedio de 50,000. ¿Qué les hace creer que no vamos a pelear por nuestros empleos? Entre el 10 y 20% de los norteamericanos tienen dos trabajos y casi nadie toma vacaciones.

Nadie depende de ustedes. De hecho, cuándo la riqueza colectiva de nuestro país estaba en su auge, la responsabilidad de los banqueros era simplemente cuidar el dinero hasta que lo necesitáramos.

¿Qué les hace creer que pueden sobrevivir en el mundo real? ¿Qué saben hacer bien? Paul Volcker afirma que la mejor invención de su industria en los últimos 25 años fue el cajero automático. 85% de los administradores de fondos no pueden vencer al mercado. Su negocio tiene una historia larga y bien documentada de fracasos.

No los quiero a menos de 500 yardas de mis niños y mucho menos los quiero de sus maestros. Su arrogancia, falta de moral e incompetencia me dicen una cosa… soy “inempleables”.

Es muy interesante para mí el ver esta sociedad polarizada. Parece ser que las personas no entienden que “Wall Street” y “Main Street” no pueden sobrevivir el uno sin el otro.

Con sus defectos e imperfecciones, Wall Street es el sistema nervioso de la economía. De nada sirve tener un sistema nervioso si no se tienen músculos (Main Street) en nuestro cuerpo.

Los que me conocen saben que no estoy de acuerdo con las prácticas de Wall Street (ver aquí y aquí). Estoy totalmente en contra de las empresas que hacen dinero a través del oportunismo. Creo que una empresa debe generar valor para poder tener recompensa.

No obstante, a pesar de estas creencias, creo que la carta de Wall Street contiene algunas verdades. Wall Street definitivamente atrae a las personas más competitivas. Personas que tal y como lo dice la carta, están dispuestas a lo que sea con tal de salir adelante.

Yo no quiero trabajar en Wall Street por que no estoy dispuesto a trabajar más de 100 horas a la semana y sacrificar mi vida. Sin embargo, científicos, ingenieros y muchos economistas si lo hacen todos los años. De hecho mucho del talento de Estados Unidos se encuentra en firmas de Wall Street.

No sé si este talento sea capaz de ser “maestros y paisajistas”. Lo que sí se, es que las personas de “Main Street” dependen en gran medida de este talento.

Asimismo, viniendo de México, creo que lo que se define como “Main Street” es un lujo para el mexicano promedio. 50,000 dólares al año es casi 5 veces el PIB Per cápita de México. Cuándo me contrataron en Estados Unidos y vi la cantidad de vacaciones y beneficios que me ofrecían, la verdad parecía Disneylandia.

Estoy seguro de que hay no miles sino millones de personas altamente calificadas en este mundo que podrían hacer lo que yo hago a un menor precio.

¿Wall Street o Main Street? No sé quien tenga razón en este aspecto. Cuándo dos entidades creen tener la razón, esto es señal de que algo más es la causa del problema.

————-

P.s. Estas cartas me hacen recordar el libro Atlas Shrugged del cual escribí hace algunos días.

La Rebelión de Atlas – Ayn Rand

El día de ayer finalmente terminé de leer el libro “Atlas Shrugged” (la rebelión de Atlas) de Ayn Rand. Digo finalmente porque con sus casi 1400 páginas, este es uno de los libros más largos que he leído.

Tal y como lo escribí hace algunos días (quizás semanas) leí este libro por la insistencia de un amigo y por el ver que muchos artículos en los periódico y blogs hacían referencia al mismo.

Atlas Shrugged es un muy buen libro. Es una interesante novela acerca de un hombre se rebela contra el mundo y sus injusticias. Lo interesante de esta novela es que los héroes son los empresarios y los villanos son aquellas personas que creen en ayudar al prójimo.

Algo que no sabía sobre este libro y que descubrí tras leerlo, es que esta novela es prácticamente un tratado sobre el objetivismo. Los discursos, argumentos y conversaciones que ocurren entre los personajes muestran la filosofía de la autora en cada página.

La historia es interesante y mantuvo mi atención a pesar de la cantidad de páginas. De hecho, las últimas dos noches me quedé leyendo hasta la madrugada.

“I will give you a hint. Contradictions do not exist. Whenever you think that you are facing a contradiction, check your premises. You will find that one of them is wrong”.

Demasiado lógico, no sé por que no se me había ocurrido antes.

“I’m so hungry for any sight of anyone who is able to do whatever it is he is doing”

“I refuse to accept as guilt the fact that I am able to do it better than most people. I refuse to apologize for my ability. I refuse to apologize for my success.”

“The man who damns money has obtained it dishonorable, the man who respects it has earned it”

The words “to make money” hold the essence of human morality

“Until and unless you discover that money is the root of all good, you ask for your own destruction. When money ceases to be the tool by which men deal with one another, then men become the tools of men. Blood, whips and guns – or dollars. Take your choice – there is no other”.

Creo que estas frases les dan una idea sobre los valores que transmite este libro. Un libro en el cual se denomina como villano a Robin Hood por ayudar a los “parásitos” y robarle a la gente que trabaja.

Tras leer esta novela me queda claro porque se volvió tan popular en estos años. La forma en la cual el gobierno norteamericano rescató los bancos y la forma en la cual la economía se colapsó en los últimos meses, muestran una semejanza preocupante con los hechos que ocurren en el libro. Lo sorprendente de esta semejanza es que esta novela fue escrita hace más de 50 años.

“There are two sides to every issue. One side is right and the other is wrong, but the middle is always evil.”

El camino al infierno está siempre lleno de buenas intenciones.

———

p.s. acabo de leer que este libro es considerado como el segundo libro con mayor influencia (después de la Biblia) según la librería del congreso de los Estados Unidos

Experimentos para combatir la pobreza – Esther Duflo

Hace unas semanas se designó a Esther Duflo como la ganadora de la medalla John Bates Clarke de este año. La medalla John Bates Clarke es un reconocimiento que se otorga a economistas con menos de 40 años y tiene casi el mismo prestigio que un premio Nóbel. De hecho, alrededor de 40% de las personas que obtienen esta medalla terminan ganando un premio Nóbel.

Escribo sobre Esther Duflo porque el día de hoy vi un video que ilustra las contribuciones de Esther en el campo del desarrollo económico. Si les interesa el video pueden verlo aquí. Esta presentación se centra en los esfuerzos que ha hecho Esther para entender la pobreza.

Entendiendo la Reforma Financiera

Es sorprendente el ver la forma en la cual los periódicos pueden lavarnos el cerebro. Tras leer una infinidad de noticias sobre los excesos de los banqueros y escuchar que ellos son los “malos”, es fácil el apoyar a Obama y querer reformar el sector financiero sin pensar en las implicaciones de esta reforma.

Según lo que leo en las noticias, los demócratas quieren impulsar una ley que regule la venta de derivados ya que este tipo de contratos fueron los causantes de la crisis. Aunque no sé los detalles de esta ley, si queremos entender la reforma que se está impulsando, debemos entender primero que es un derivado.

En términos simples, un derivado es un contrato que las empresas e individuos realizan para minimizar su riesgo. Imaginemos a un agricultor que no sabe si debe sembrar frijol o maíz ya que sus ganancias van a ser determinadas por el precio de estos productos a la hora de la cosecha. En este mundo imaginario, el agricultor sabe que el precio del frijol es por lo general bajo y que no fluctúa mucho. Es decir, el agricultor sabe que si siembra frijol no va a tener riesgos pero va a ganar poco dinero.

Por otro lado, el agricultor podría sembrar maíz, el cual es un cultivo cuyo precio (en este mundo imaginario) cambia radicalmente de un año a otro. El precio a la hora de la cosecha podría ser muy alto y brindar grandes ganancias o podría ser muy bajo y dejarlo en banca rota.

¿Qué haría el agricultor en este caso?

Sembrar frijol ya que si siembra maíz, existe el riesgo de quedar en banca rota. En un mundo simplista en el que no existen derivados, el agricultor no puede tomar riesgos.

Imaginemos ahora que un tercero se compromete a comprarle el maíz en un futuro al agricultor a un precio fijo determinado en el presente.  Este tercero podría ser el dueño de una tortillería que no quiere tener la incertidumbre de no saber el precio que va a tener que pagar por el maíz que necesita, o un banquero que tiene razones para creer que el precio del maíz va a ser muy alto.

En este mundo imaginario, tanto el banquero como el dueño de la tortillería están dispuestos a ofrecerle un precio fijo al agricultor. Este precio sería mayor que el precio del frijol pero menor que el precio máximo al que podría llegar el maíz. Bajo este nuevo precio, el agricultor estaría dispuesto a sembrar maíz ya que obtendría mayores ganancias sin afrontar riesgos. El riesgo sería asumido por el banquero o el dueño de la tortillería ya que estos individuos están dispuestos a cargar con el mismo.

Esto es en términos demasiado simplistas un contrato de derivados. Los derivados son un producto que brinda un valor a la sociedad ya que distribuye los riesgos. Los derivados son usados por aerolíneas al comprar combustible y por gobiernos que quieren vender petróleo y planear finanzas públicas. Los derivados satisfacen necesidades tangibles y permiten que la economía siga avanzando.

Regular el mercado de derivados es jugar con fuego. Si no se implementa la reforma correcta (como frecuentemente ocurre en el gobierno) se corre el riesgo de terminar perjudicando solamente al agricultor y dejar intacta a la persona que debe ser regulada.

Por ejemplo, si se prohíbe que algunas instituciones usen derivados o si se complica el proceso en el que se emiten estos productos, la única consecuencia será el restringir su oferta y aumentar el costo de obtenerlos.

Espero que los políticos que están empujando la reforma financiera entiendan a fondo lo que están empujando.