Saltar al contenido.

Reflexión: La vida es una novela

Hace ya muchos años tuve la fortuna de perder la memoria. Aunque dicha “fortuna” espantó a mis padres y me hizo tomar medicamento por varios años, admito que fue una bendición el descubrir que nuestras memorias son un tesoro que no debemos dar por sentado.

Perder la memoria me hizo escribir un diario. Escribir mis acciones y sueños me hizo descubrir que mi vida no es diferente a una novela. Un libro abierto en el cual tenemos la fortuna de ser autor, narrador y protagonista al mismo tiempo.

Escribir me hizo aprender (de manera dolorosa) que una novela necesita de emociones, personajes y eventos que valgan la pena ser contados. Escribir me hizo leer para para tener palabras para narrar lo que vivo y siento a cada momento.

Pensar que mi vida es una novela, es un ejercicio que libera. El fracaso permite escribir una secuela, los villanos se vuelven necesarios y el futuro es predecible por el pasado.

Un palacio europeo, una estación de metro, un cementerio. Cada escena puede ser excelsa si se vive de manera completa. Vagabundo, huérfano o estudiante, todos ocupan un rol en esta vida. El rey y el peón tienen la misma jerarquía. La perfección es monotonía y un personaje que no es autentico no genera simpatía.

Saber que una novela solamente puede tener un clímax nos hace vivir con perspectiva. Entender que lo que importa no es la magnitud de dicho clímax sino la sintaxis nos hace vivir de una forma que vale la pena ser contada.

Por todo esto me gusta pensar que mi vida es una novela.

Cincuenta sombras de Grey – Intento de libro

Si bien nunca he leído la saga de Twilight, presiento que este libro (Fifty Shades of Grey) ha de estar a la misma altura y servir al mismo mercado meta.

¿Cómo es posible que la gente pierda el tiempo con este tipo de libros? Leerlo me ha hecho disminuir mi fe en la raza humana y perder varias neuronas en el proceso. Antes de ser tildado de conservador por los amantes de este libro, debo aclarar que mi crítica no va contra el tema de esta obra sino contra la escritora. No me imagino como una persona que escribe con tantos clichés y un vocabulario tan limitado haya podido escribir tantas páginas.

Para aquellos que estén interesados en este libro, debo de advertirles que esta novela no cuenta con una trama ni clímax a pesar de tener una escena de sexo cada 3 páginas. Asimismo, no esperen dialogo elaborado ya que la autora simplemente usó “copy – paste” cada dos párrafos. Debo confesar que este es el primer Best Seller que leo con errores de gramática.

Más que una novela, llamaría este libro una obra de pornografía mala. Sabes que algo anda mal cuando tienes que saltarte las escenas de sexo para intentar encontrar la trama.

La protagonista, una estudiante de literatura,  es estúpida, insegura, llena de hormonas y cuenta con un vocabulario y madurez equivalente al de una adolescente de 13 años. Sorpresivamente dicha protagonista tiene un karma tan asombroso que logra atraer la atención de un billonario filantrópico y musculoso que está dispuesto a hacer hasta lo imposible por ella.

El Wall Street Journal dice que este libro ha vendido 20 millones de copias. No me imagino quién puede leer este libro. Supongo que la composición de los lectores está hecha por personas morbosas que quieren saber lo que la protagonista está dispuesta a hacer por el amor de su vida, por amas de casa frustradas y por eternas románticas que creen que pueden cambiar a un hombre con traumas.

No pierdan el tiempo con este libro. Si les interesa leer una historia llena de sexo y amor, lean Las Travesuras de la niña mala de Vargas Llosa o el Síndrome de Ulises de Santiago Gamboa. Me da tristeza ver que libros como “Cincuenta sombras de Grey” generen tantas ventas.

El Gran Gatsby – Libro

Uno de los pasatiempos que he adquirido en los últimos meses es leer preguntas en Quora (www.quora.com). Para aquellos que no están familiarizados con este sitio, Quora es una página de Internet similar a Yahoo questions pero con preguntas y respuestas un poco más profundas.

En fin, hace una semana estaba leyendo una pregunta sobre literatura en este sitio y me llamó la atención que una de las respuestas citaba el inicio de la novela “El Gran Gatsby” de Scott Fitzgerald que dice…

Cuando era más joven y más vulnerable, mí padre me dio un consejo en el que no he dejado de pensar desde entonces.

“Siempre que sientas deseos de criticar a alguien”, me dijo “recuerda que no a todo el mundo se le han dado tantas facilidades como a ti”.

Tras leer dicho inicio, apagué mi computadora y decidí descargar el Gran Gatsby en mi Kindle. Si bien es cierto que no soy fanático de los libros que son considerados obras clásicas de literatura (no me pregunten por qué), debo admitir que este libro es muy recomendable.

Confieso que todavía no sé la razón por la cual este libro es considerado una obra de arte (perdonen mi ignorancia). No obstante debo admitir que esta novela tiene varios elementos que capturaron mi atención desde un inicio. Por ejemplo, es asombrosa la manera en la cual Fitzgerald se encarga de crear un personaje tan memorable com Gatsby y la forma en la cual la trama es en cierta forma una crítica y una alabanza de la sociedad norteamericana.

Para aquellos que no han leído esta novela, les puedo decir que la trama es básicamente una historia de amor que se desarrolla en la década de los 20 en Estados Unidos. El libro es relativamente corto ya que el autor se encargó de incluir solamente las escenas que valen la pena. Asimismo, es interesante preguntarnos si la vida y sociedad han cambiado en los últimos 90 años desde que se escribió este libro.

Mi veredicto: Vale la pena.

Planilandia: Un romance en muchas dimensiones – Libro

Mi viaje a través de Estados Unidos me ha hecho leer varios libros muy buenos. Uno de estos libros es una novela de Edwin Abbott titulada “Planilandia: Un romance en muchas dimensiones” (En inglés Flatland: A romance of many dimensions) la cual nos narra la historia de un cuadrado cuyo mundo cambia cuando conoce a una esfera.

Este libro es muy interesante por la creatividad que el autor demuestra al narrarnos las posibles interacciones entre seres de distintas dimensiones y por el hecho de que esta novela es una crítica a la sociedad Victoriana. Si esto suena extraño, les parecerá todavía más extraño el descubrir que esta novela, que por cierto fue escrita en 1884, es citada por Carl Sagan para explicar la cuarta dimensión y la definición de un hipercubo.

Sé que la descripción que he hecho de este libro puede sonar intimidante. No obstante les aseguro que el lenguaje de este libro es muy sencillo y que un niño puede entender la trama. De hecho, creo que este libro sería genial para despertar la imaginación y el interes de un niño en la geometría. Si no tienen tiempo de leer este libro (que es relativamente corto), les recomiendo entonces que vean el siguiente video de 7 minutos que cubre la premisa principal pero que elimina la historia de la novela.

Preparándome para San Francisco

Se acabó la maestría y creo que no lo he asimilado. He estado tan ocupado empacando y preparándome para la siguiente etapa que no ha sido sino hasta hoy que me he detenido un poco y reflexionado sobre mi vida.

Hace más de 10 años que dejé de vivir con mis padres. Tenía 18 años cuando comencé una etapa que ha estado marcada por cambios y mudanzas. En 11 años he vivido en 11 cuartos, casas y departamentos  diferentes. Desde lugares que amigos definían como “pocilgas con cucarachas y olor a patas” (dónde pasé los mejores años de la universidad) hasta residencias en el piso 25 de un edificio con vista al mar que Amazon usaba para impresionar a quien se dejara.

Mudarme con tanta frecuencia me ha hecho dejar atrás una infinidad de objetos. Al igual que hace dos años y a pesar de que ahora tengo un Kindle, el día de ayer tuve que donar o vender alrededor de 50 libros. Me pregunto si las maletas que llevaré a California contienen algún objeto que me haya acompañado a lo largo de tanta mudanza. Parece ser que lo único constante en todo este tiempo se encuentra en mi mente y en mi diario que está grabado en un disco duro y en el ciberespacio.

Escribir lo anterior me hace sentirme como el barco de Teseo. Aquel al que se le remplazan todas las piezas una por una para después preguntarnos si el barco sigue siendo el mismo o si es un barco distinto. Quiero pensar que el barco sigue siendo el mismo. Que a pesar de que mis ideas, metas y vida hayan cambiado en los últimos dos años, seguiré siendo el mismo.

Hace dos años dejé una vida relativamente cosmopolita en Boston para mudarme a un pueblo en el que conviví con venados, árboles y hasta un oso que se volvió fanático de tirar nuestro bote de basura. Ahora dejo atrás el bosque y me mudaré a California. Ha sido un placer el donar la pala que usaba para limpiar la nieve en la cochera. Al mismo tiempo me doy cuenta de que tendré que remplazar mi gabardina y camisas por shorts y playeras.

Miro con optimismo la siguiente etapa que todavía no comienza. Mi única preocupación es que mi Honda Civic resista los casi 5,000 kilómetros que manejaré desde Hanover hasta San Francisco.

Crónica de un MBA que buscaba empleo

Warren Buffet dijo en una ocasión que la única forma de aprender las reglas de un juego era apostando más de lo que estábamos dispuestos a perder. Tras pensarlo por un momento creo que los últimos dos años de mi vida reflejan la sabiduría que se encuentra en esta máxima.

Hace dos años dejaba mi trabajo en McKinsey. Una empresa dónde hice amistades, crecí como persona y descubrí que mi vocación no es la consultoría. A pesar de todas sus cualidades, estoy consciente de que la consultoría no es la pasión de mi vida.

Recuerdo que la primera semana de clases un conferencista nos pidió que escribiéramos nuestro sueño en un pedazo de papel. En dos líneas escribí lo que sería mi meta.

“To work in a company with cutting edge technology that has the potential to change the world”

En aquel entonces ignoraba que perseguir mi sueño sería difícil. Creía que las palabras McKinsey y Dartmouth en mi curriculum me iban a abrir una infinidad de puertas. Tras un par de meses me di cuenta de que todos mis compañeros eran extremadamente talentosos y que muchos tenían más hambre que la mía. Alcanzar mi meta me costaría más de lo que preveía.

Cuenta la leyenda que Hernán Cortés conquistó a los Aztecas gracias a que quemó sus barcos al llegar a Veracruz. Al darse cuenta de que regresar a España no era una opción, los hombres de Cortés no tuvieron alternativa más que ganar o morir en el intento. De manera análoga, el evitar que McKinsey me pagara la maestría y el obligarme a no hacer consultoría fue el equivalente a quemar mi barco de regreso. Pedir préstamos por una cantidad de dinero que no he visto ni poseído en mi vida me haría aprender las reglas del juego.

Desafortunadamente aprender es un proceso que toma tiempo. Mi búsqueda me llevó a explorar la biotecnología, el comercio electrónico y las redes sociales para terminar con servicios en la nube. Tras tomar 28 aviones y tener más de 50 si no es que 100 entrevistas, puedo decir que he tenido la fortuna de alcanzar mi meta.

Dicen que los consejos son solamente nostalgia reciclada y que es imposible concluir algo en un mundo dónde la mitad de las cosas no son deterministas. A pesar de esto, quiero compartir las lecciones que he aprendido de esta experiencia. Lecciones que espero seguir usando a lo largo de mi vida.

1)      Hay que saber esperar. Una empresa que crece a más del 50% cada año no contrata personas con un año de anticipación como lo hacen las empresas en otras industrias. No obstante, saber algo no implica que es fácil asimilarlo ya que es difícil ser paciente cuando 9 de cada 10 de tus amigos tienen una oferta y tú todavía no comienzas tu búsqueda.

2)      Hay que estar preparado. De nada sirve esperar si no se está preparado. Si no hubiese realizado estudios independientes, trabajado en Amazon y pertenecido al centro de estrategias digitales de Dartmouth, dudo que hubiese alcanzado mi meta.

3)      Hay que tomar riesgos. Tras entrevistarme por teléfono, la persona que sería mi jefe me preguntó… “¿Tienes algún viaje a San Francisco en los siguientes días?”. En ese momento mi reacción inicial fue pensar que un vuelo a San Francisco cuesta el equivalente a un mes de renta y que mi cuenta de ahorros disminuía a una velocidad alarmante. A pesar de esto, valió la pena el arriesgarme porque no hubiese podido vivir con el hubiera.

4)      Hay que sudar. El mundo está lleno de personas inteligentes y lo único que distingue a una persona de otra es la pasión y el esfuerzo.

Tras leer los ensayos que escribí para entrar a la maestría, me doy cuenta de que desde aquel momento ya tenía una idea general de lo que acabaría haciendo…

“Specialize in the intersection of behavioral economics and geo-marketing; …The world needs better tools for explaining what we see…  Affordable technology and geolocation capabilities are already here… I’m not and don’t want to be an expert in a technical field… What I want to do is to effectively combine the skills of people from these domains.”

En resumen, vale la pena luchar por nuestros sueños.

Para aquellos que están interesados, voy a trabajar en Responsys en San Francisco.

Tres libros

Aquí les comparto mis opiniones sobre tres libros que he leído en los últimos días.

Deer Hunting with Jesus (Joe Bageant): Este libro es un excelente recurso para aquellas personas que desean entender la razón por la cual las familias americanas de bajos ingresos en EUA son 100% republicanas. El estilo del autor es muy único por el hecho de que hace reír al lector a pesar de cubrir temas que no deberían ser graciosos.

Super Sad True Love Story (Gary Shteyngart): Una novela de amor y ciencia ficción. El autor nos muestra una perspectiva interesante de lo que podría ser el futuro a través de una historia de amor destinada al fracaso tal y como lo menciona el título de este libro.

Summer of Naked Swim Parties (Jessica Anya): Una novela que narra la crónica de una niña con los peores padres del mundo que a final de cuentas aman a su hija y por ende no son tan malos.

De estos dos libros recomiendo los dos primeros. El tercero es relativamente vano tal y como los personajes incluidos en el mismo.

El futuro de la mercadotecnia

Para aquellos que están interesados en los temas de tecnología y mercadotecnia, anexo les incluyo una presentación que realicé hace un par de meses en la escuela. El objetivo de esta presentación es brindar una visión sobre lo que podría ser el futuro de la mercadotecnia gracias al internet de las cosas.

La tesis principal de mi investigación es que a medida que el mundo digital converja con el mundo real, las habilidades de los departamentos de mercadotecnia de empresas digitales y tradicionales deben converger de la misma manera.

Si les interesa el tema, aquí encontrarán el reporte completo.

http://www.tuck.dartmouth.edu/digital/assets/images/Internet_of_things.pdf

Vijay Govindarajan – “La casa de los 300 dólares” e “Innovación en Reversa”

Hace unas semanas tuve el placer de cenar con Vijay Govindarajan (VJ), uno de mis profesores en Tuck. Vijay es maestro de estrategia, columnista en FastCompany, autor de libros y el 3er pensador más influyente en temas de negocios según Thinkers.

Durante la cena, dos de los temas de los que cubrimos fueron la casa de los 300 dólares y el último libro de VJ, “Reverse Innovation”.  Temas sobre los cuales escribiré en esta entrada.

“La casa de los 300 dólares”

Para aquellos que no están familiarizados con la casa de los 300 dólares, esta idea surgió de un artículo que VJ escribió en HBR en el cual retaba a las empresas a crear una casa por menos de 300 dólares. Esta casa brindaría un beneficio inmenso a los millones de seres humanos que carecen de un hogar y sería un ejemplo de cómo los negocios pueden brindar un valor a la sociedad y hacer dinero al mismo tiempo.

Tras publicar este artículo, la idea se volvió popular y gracias a las redes sociales, la idea se convirtió en un desafío en el cual se involucraron escuelas, arquitectos y empresas de alrededor del mundo. Varios de mis compañeros se involucraron en el tema y ganaron un concurso en el cual presentarán la iniciativa a la Clinton Foundation. Asimismo, tengo entendido que ya hay una empresa que va a producir esta casa. Si desean más información pueden leer este artículo.

Reverse Innovation

Este es el último libro de VJ y actualmente se encuentra en la lista de los “best sellers” del NYT, WSJ y USA Today. Leí este libro hace una semana y la premisa principal del mismo es que el futuro de la innovación se encuentra no en países ricos sino en países pobres.

En lugar de vivir en un mundo dónde el mundo rico exporta sus invenciones al mundo pobre, vamos a movernos a un mundo en el cual los países pobres van a innovar y vender estas innovaciones a los países ricos. La primera mitad del libro contiene el marco conceptual de esta idea y la segunda parte contiene ejemplos de como multinacionales están viviendo este cambio en sus unidades de negocios.

Si no tienen tiempo de leer este libro, pueden ver la siguiente plática TED en la cual VJ habla sobre este tema.

Yo, robot – Isaac Asimov (Libro)

A pesar de conocer las tres leyes de la robótica desde hace varios años y de estar fascinado con este tema desde que era un niño, no fue sino hasta hace una semana que leí este libro. Para aquellas personas que no saben nada sobre el mismo, debo aclarar que la trama de esta novela es muy diferente a la que se presenta en la película del mismo nombre protagonizada por Will Smith.

Yo, robot es una novela que explora la forma en la cual las tres leyes de la robótica pueden crear conflictos a medida que los robots van evolucionando. Las reglas de robótica (creadas por Isaac Asimov) son:

  1. Un robot no puede hacer daño a un ser humano, o por inacción permitir que un ser humano sufra daño.
  2. Un robot debe obedecer las órdenes dadas por los seres humanos, excepto si estas órdenes se entrasen en conflicto con la primera ley.
  3. Un robot debe proteger su propia existencia en la medida que esta protección no entre en conflicto con la primera o segunda ley.

¿Cómo definimos daño a seres humanos? ¿Cómo definimos inacción? ¿Qué pasa cuando el robot es capaz de descubrir su naturaleza y el lugar que ocupa en este mundo? ¿Cuál es la diferencia entre humanidad y ser humano? A través de las historias que se desenvuelven en cada capítulo, Asimov explora las respuestas a estas y otras preguntas que cubren temas tanto filosóficos como tecnológicos.

Cada historia es un ejercicio intelectual en el cual se le presenta al lector una paradoja que los protagonistas deben descifrar para entender el comportamiento del robot presentado en cada capítulo.  Tras leer este libro es imposible el preguntarnos el lugar que ocupamos en este planeta y los elementos que nos definen como seres humanos.