Hablando de la «Fortuna», la «Suerte» y el «Destino» (con mayúsculas)

La suerte, el destino y la fortuna son temas que siempre han capturado la atención de los seres humanos. Maquiavelo decía que el destino de un hombre era determinado tanto por su voluntad cómo por su buena fortuna. Aunque la fortuna favorece al fuerte, no siempre se tiene la garantía de una diosa que al igual que la justicia, aparentemente es ciega. Varios siglos después, Malcom Gladwell nos dice lo mismo en su libro “Outliers”. Gladwell afirma que si bien es cierto que para ser exitoso se requieren 10,000 horas de práctica, también se necesita estar rodeado de un conjunto de circunstancias favorables. En pocas palabras, hay que tener algo de suerte.Según la mitología (no me pregunten cual), la rueda pertenece a la diosa Fortuna, quién la gira de manera aleatoria y por ende cambiaba las posiciones relativas de los seres humanos quienes podían terminar en 4 lugares diferentes: Ascendiendo: Regnabo (Voy a reinar) Posición superior: Regno (Soy rey) Descendiendo: Regnavi (He reinado) La parte inferior: Sum sine regno (No tengo reino)